Lucha por la democracia

política
Frente Brasil Popular
Este 17 de abril, fecha que recordamos la Masacre de El Dorado dos Carajás, entrará una vez más en la historia de la nación brasileña como el día de la vergüenza. Eso porque una mayoría circunstancial de una Cámara de Diputados manchada por la corrupción se atrevió a autorizar el impeachment fraudulento de una presidenta de la República contra la cual no pesa ningún crimen de responsabilidad.
Las fuerzas económicas, políticas conservadoras y reaccionarias que alimentan esa farsa tienen el objetivo de liquidar derechos de los trabajadores y del pueblo brasileño. Son las entidades empresariales, políticos, como Eduardo Cunha, encausado en el Supremo Tribunal Federal por corrupción, partidos derrotados en las urnas como el PSDB, fuerzas exteriores al Brasil interesadas en apropiarse de nuestras riquezas y privatizar empresas estatales como Petrobras y entregar el Pré-sal a las multinacionales. Y hacen eso con ayuda de los medios de comunicación golpistas, que tienen como centro de propaganda ideológica a la Rede Globo, y con la cobertura de una operación jurídico-policial volcada para atacar a determinados partidos y líderes, a no a otros.
Por eso el Frente Brasil Popular y el Frente Pueblo Sin Miedo llaman a los trabajadores y trabajadoras del campo y la ciudad, y a las fuerzas democráticas y progresistas, juristas, abogados, artistas, religiosos a no dejar las calles y continuar el combate contra el golpe a través de todas las formas de movilización dentro y fuera del país.
Haremos presión ahora sobre el Senado, instancia que juzgará el impeachment de la presidenta Dilma sobre la conducción del ministro Lewandowski, del Supremo Tribunal Federal. La lucha continúa contra el golpe en defensa de la democracia y nuestros derechos arrancados en la lucha, en nombre de un falto combate a la corrupción y de un impeachment sin crimen de responsabilidad.
Desde el Frente Brasil Popular y el Frente Pueblo Sin Miedo afirmamos que no se reconocerá la legitimidad de un gobierno de Temer, fruto de un golpe institucional, como pretende la mayoría de la Cámara al aprobar la admisibilidad del impeachment golpista.
No se reconocerá y se luchará contra tal gobierno ilegitimo, combatir cada una de las medidas que de él provengan contra nuestros empleos y salarios, programas sociales, derechos laborales duramente conquistados y en defensa de la democracia, de la soberanía nacional.