Traficantes fraccionan obras para vender en mercado negro

Un cuadro dividido en dos.
Foto: Gonzalo Jallasi

GABRIELA RAMOS / Cambio

Los traficantes de obras de arte recurren a dos métodos para camuflar el patrimonio cultural boliviano, con el fin de sacarlo del país y venderlo en el mercado negro, denunció ayer la jefa de la unidad de Patrimonio Inmaterial del Ministerio de Culturas, Carmen Beatriz Loza. 

Los comerciantes de bienes culturales compran y exportan pinturas contemporáneas, pero en su forro esconden óleos que forman parte del patrimonio boliviano. Otro mecanismo es romper las esculturas de vírgenes y santos, y las sacan en encomiendas o envueltos en ropa interior en maletas. 

La autoridad manifestó que el Ministerio de Culturas exhibirá estas novedosas formas de traficar obras del acervo boliviano durante la Larga Noche de Museos, que se desarrollará el sábado. 

“Debemos conocer cómo operan los traficantes. El mensaje central es que si perdemos una obra histórica artística, también perdemos conocimiento”, indicó.

En la muestra se exhibirá un cuadro que fue partido en dos, así como esculturas religiosas que fueron fraccionadas y que, gracias a la Procuraduría, Interpol y delegaciones diplomáticas, se recuperó.