“Bolivia ha tenido un progreso notable, ahora es un país de renta media”

Foto: Carlos Barrios

Entrevista: León de la Torre Kreis (Jefe de la Delegación de la Unión Europea (UE))

El representante de la Unión Europea señala que el país “es nuestro socio, eso lo dijo el Comisario de Cooperación cuando estuvo aquí, es un socio y queremos que lo sea en todos los ámbitos”.

Bolivia mantiene una fluida relación con la Unión Europea (UE), bloque que para el período 2017-2020 destinó 600 millones de euros para el país. Sin embargo, un ítem pendiente tiene que ver con el apoyo a la justicia, debido a que el Gobierno boliviano debe presentar un plan nacional, por lo que están pendientes de ejecución los 20 millones de euros comprometidos.

Acerca de esos temas, así como sobre la posibilidad de que Bolivia sea sede de la Cumbre de la Unión Europea (UE) y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac) en 2019, conversó el embajador León de la Torre Krais, jefe de la delegación de la UE en Bolivia, con Democracia Directa en su oficina situada en la zona Sur de la ciudad de La Paz.

Durante la reciente visita del Comisario Europeo, Neven Mimica, se lanzó la Estrategia Europea Conjunta de Cooperación a Bolivia (2017-2020), ¿qué nos puede informar al respecto?

Se pudo firmar el acuerdo de compromiso entre la UE y los Estados miembros que cooperan con Bolivia para realizar una cooperación mucho más coordinada y una programación conjunta, eso se traduce en que vamos a tener una cooperación europea más eficaz en Bolivia, vamos a evitar duplicidades, vamos a repartir el trabajo de una forma más sensata y eficaz, y vamos a aprovechar sinergias entre los distintos programas de cooperación. En Bolivia esta programación conjunta es un objetivo general de la UE, en algunos países está mucho más avanzada que en otros y por tanto fue un logro el poder suscribir este acuerdo por un monto de casi 600 millones de euros, es el compromiso para este período y vamos a seguir coordinando para ser más eficaces y poder ofrecer una mejor ayuda a Bolivia.

¿En qué áreas incide la cooperación europea?
Hemos sumado las áreas de los distintos países miembros, nosotros estamos con agua y medioambiente, la hoja de coca, lucha contra el narcotráfico y justicia; y países como Italia están en sanidad y cada uno tiene un ámbito; nos hemos repartido bien para ofrecer una mejor cooperación. Hay países que tienen agua y saneamiento como nosotros, pero nos hemos repartido las áreas en las que queremos estar más activos.

El comisario evaluó positivamente los proyectos en los que participa la UE en el trópico cochabambino, ¿qué evaluación realiza usted?
Fue una visita muy amistosa, respondía a la que había realizado el presidente Evo Morales a Bruselas, Bélgica, en julio del año pasado, donde quedó comprometida la visita y juntos visitaron algunos de los proyectos en el Chapare.

La verdad es que el Comisario pudo apreciar personalmente cómo estamos trabajando conjuntamente Bolivia y la UE de manera exitosa y eficaz para ofrecer alternativas en el desarrollo integral de la hoja de coca.

Visitó proyectos económicos como la producción de banano, factorías, infraestructuras, conoció de primera mano lo que se está haciendo en esa región desde hace años.

¿El hecho de que los proyectos de cooperación sean plenamente coordinados o consensuados con el gobierno boliviano garantiza su éxito y sobre todo buenos resultados?
La cooperación de la UE en Bolivia es mayoritariamente con el Gobierno, de apoyo presupuestario sectorial, apoyamos en sus políticas nacionales de desarrollo y tenemos una muy buena coordinación y seguimiento de los proyectos. También tenemos una parte menor de proyectos con ONG, con la sociedad civil y autoridades locales a través de una convocatoria anual. Pero, el grueso de la cooperación es con el Gobierno y funciona muy bien.

¿La cooperación de la UE al Órgano Judicial de Bolivia continúa o concluyó? si fuese así, ¿qué áreas comprendió y cuántos recursos se destinaron?
Justicia es el tercer pilar de nuestro acuerdo de cooperación y es lamentablemente el más rezagado, estamos esperando que las conclusiones de la Cumbre de Justicia de 2016 se traduzcan en unos planes nacionales que permitan incorporar programas de cooperación no sólo de la UE, sino de muchos otros países que quieren apoyar a Bolivia en la reforma de la justicia. Todavía no tenemos ese plan y por tanto no hemos empezado a colaborar como quisiéramos, estamos viendo cómo podemos apoyar en algunos aspectos concretos y específicos para mejorar condiciones muy definidas del funcionamiento de la justicia, siempre en colaboración con las autoridades judiciales ya sea del Gobierno o del Órgano Judicial. La cooperación no puede sustituir un plan nacional de reforma, sólo podemos apoyar.

¿A cuánto asciende esa cooperación?
Los cambios en el Órgano Judicial (después de las elecciones) posiblemente han ralentizado la formulación de ese plan judicial, que es importante para que la cooperación con el Gobierno —el apoyo presupuestario— pueda formularse, tiene que ser sobre la base de un plan nacional de desarrollo de Bolivia; de no estar formulado ese plan, no podemos todavía incorporarnos. Teníamos inicialmente un presupuesto de 20 millones de euros, espero que si se lanza el plan podamos recuperar parte de esa cantidad. Hasta ahora no se utilizó nada de ese financiamiento. Entiendo que es un proceso complicado y lento, pero gestionamos desde hace dos años y esperamos reunirnos el grupo de donantes tanto de la Unión Europea como otros países con el Comité de Implementación de la Reforma de la Justicia, que está formado por las autoridades del sector y que se reúne una vez en Sucre y otra en La Paz; hemos pedido reunirnos para reiterarles nuestro interés de apoyarles.

Algunos países europeos mantienen su cooperación bilateral, ¿continuará así o tiende a centralizarse en torno a la UE?
Creo que los países que tienen programas de cooperación bilateral importantes, como España, Alemania, Italia, los van a mantener; una cosa son los programas bilaterales de esos países y otra cosa son los de la Unión Europea. Lo que intentamos es que sean más complementarios, de ahí el esfuerzo de la programación conjunta. En perspectiva de medio plazo, Bolivia ha tenido un progreso notable, ahora es un país de renta media y hay que considerar que en un futuro la cooperación descenderá porque Bolivia no va a ser un país que necesite ese tipo de cooperación. Lo que necesitará y lo que estamos construyendo entre todos es una relación mucho más rica y amplia que incluya un refuerzo de nuestro intercambio comercial, un aumento de la inversión extranjera, un aumento del intercambio universitario, mantener y seguir construyendo nuestro diálogo político bilateral, regional y global con Bolivia. En eso estamos, de ampliar nuestra relación que ha sido tradicionalmente de cooperación y ahora estamos construyendo una relación que abarque todos los ámbitos, porque Bolivia es nuestro socio, eso lo dijo el Comisario de Cooperación cuando estuvo aquí, es un socio y queremos que lo sea en todos los ámbitos.

¿Bolivia, en SurAmérica, es el país que mayor cooperación de la UE recibe o en qué situación se encuentra en el ámbito latinoamericano?
Efectivamente, en América del Sur es el país que más recibe, vamos a seguir cooperando con Bolivia. El próximo ciclo de cooperación empieza en 2020, dentro de poco definiremos con el Gobierno de Bolivia los ámbitos en que continuaremos la cooperación y será igualmente importante. En muchos países de América Latina la cooperación se ha ido reduciendo y lo que queremos es ir preparando el camino a una relación lo más amplia y comprensiva posible.

¿A partir de cuándo se negocia el nuevo ciclo de cooperación?
Dentro de unos meses, quizá a finales de 2018 o en 2019 vamos a negociar el próximo ciclo de cooperación UE-Bolivia.

¿Cómo evalúa su relacionamiento con las autoridades bolivianas, con el canciller Fernando Huanacuni y el presidente Evo Morales?
Son relaciones institucionales y personales muy fluidas. Cuando estuvo el Comisario se pudo comprobar la cercanía entre la UE y Bolivia, con el Presidente que le atendió personalmente en el Chapare; desde luego con el canciller Huanacuni, con varios ministros de Gobierno, de Planificación, de Agua y Medio Ambiente.

¿Qué impresión tiene de Bolivia después de visitar gran parte de nuestro territorio? a nivel turístico, ¿qué regiones le gustaron?
Estoy muy feliz en Bolivia, llevo un poco más de un año y medio, he tenido la oportunidad de visitar prácticamente todo el país y he conocido lugares y personas maravillosas. La naturaleza es espectacular, he conocido el altiplano, la selva, la Chiquitanía, la cordillera, tiene una oferta de patrimonio extraordinario y variado, así como cultural, ciudades como Potosí, Sucre y Tarija, el dinamismo de Santa Cruz, Rurrenabaque me pareció un sitio maravilloso y por supuesto La Paz y sus alrededores, incluyendo el lago Titicaca. Me siento muy en casa en Bolivia y en La Paz, que es una ciudad que cautiva, estamos plenamente adaptados a la altura. El salar de Uyuni es una experiencia extraordinaria, es único en el mundo y atrae mucho turismo.

Reunión birregional definirá en julio si se celebra cumbre Celac-UE en 2019

En 2019, Bolivia asumirá la presidencia pro témpore de la Celac y está pendiente la cumbre Celac-UE, que podría efectuarse en territorio boliviano, ¿qué dice al respecto?
Nosotros sabemos que la Celac acordó que en 2019 la presidencia le corresponda a Bolivia y efectivamente tenemos pendiente una cumbre birregional, la última se celebró en 2015, en 2017 se tendría que haber efectuado en El Salvador, no se realizó por diferencias en el lado Celac, en concreto por la situación en Venezuela. Esperamos que en los próximos meses se pueda recuperar esa iniciativa y ese diálogo birregional que lleva 20 años, y podamos tener otra cumbre. Si los países de la Celac acuerdan que sea Bolivia, para la UE será un placer participar con todos los Estados miembros en una cumbre en Bolivia.

El presidente Evo Morales anticipó que Bolivia está interesada en ser sede, ¿falta su oficialización?
Hay una reunión ministerial importante en julio, en Bruselas. UE-Celac es el último acto que se celebrará bajo la presidencia de El Salvador y ahí los cancilleres acordarán precisamente cómo va a continuar la próxima reunión birregional. Ojalá ahí se despejen todas las incógnitas y podamos celebrar una cumbre exitosa en 2019 y en Bolivia. El diálogo birregional está basado en muchísimas actividades, pero las cumbres son la actividad más visible y se celebran cada dos años; creemos que es importante que se realice  para relanzar el diálogo que tenemos.

Perfil

  • Nació el 7 de julio de 1969, en Washington DC (Estados Unidos). Casado con Clarissa Schoenborn-Wiesentheid. Tiene cuatro hijos.
  • Licenciado en Derecho y Dirección de Empresa.
  • Ingresó a la Carrera Diplomática de España en 1994.
  • Embajador de España en Nicaragua (2011-2014). Desde mayo hasta agosto de 2016, encargado de negocios a.i. de la Embajada de España en Bélgica.
  • Desde septiembre de 2016 a la fecha, Embajador y Jefe de la Delegación de la Unión Europea en Bolivia.