Theotônio Dos Santos

Espacio de Formación Política

Por Alejo Brignole

Detallar el interminable currículum académico e intelectual de este sociólogo brasileño requeriría una nota aparte. Sólo diremos aquí que a su labor académica, tanto docente como investigativa, hay que añadirle la de político y escritor de una obra monumental. Theotônio Dos Santos (1936-2018) es hoy considerado un pensador clave en la explicación de los fenómenos que articulan las relaciones entre el mundo rico y los países pobres. O como refería el propio Theotônio, entre el centro y las periferias mundiales.

Junto a otros destacados compañeros intelectuales, como el alemán André Gunder Frank, el brasileño Celso Furtado o la chilena Marta Harnecker (con quienes compartió autoría en multitud libros), Theotônio Dos Santos investigó estas relaciones asimétricas entre las economías desarrolladas industriales y los países proveedores de bienes primarios, aportando así muchas de las claves esenciales para que América Latina pudiera ubicarse en un adecuado contexto histórico y geoestratégico y abordar sus problemáticas bajo una luz rigurosa y científica.

Titulado en Sociología y en Políticas en Administración Pública por la Universidad Federal de Minas Gerais (Brasil), también obtuvo allí un doctorado en Economía durante la década de 1980. Antes de estos estudios, ya en los años 60 había iniciado en Brasilia un seminario de lectura de la obra El capital, de Marx, junto a otros estudiantes que luego lo acompañarían en sus investigaciones, como Ruy Mauro Marini.

Como docente, ayudó a formar buena parte del pensamiento social, económico y político latinoamericano. Dictó cátedra en claustros tan lejanos como la Facultad de Economía de la Universidad de Chile, la Universidad del Estado de Nueva York (Estados Unidos) o la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Pero para aproximarnos mejor al personaje, citemos aquí a quien fue uno de los alumnos aventajados de Theotônio Dos Santos, como el sociólogo e intelectual argentino Atilio Boron, que fue discípulo y luego compañero de luchas e intercambios académicos muy fluidos.
Sobre él, Boron nos dice: “Tuve la suerte de conocerlo en 1967, cuando los dos estábamos exiliados en Chile. Desde ese momento, más de medio siglo, jamás dejamos de encontrarnos (…) Me enteré en las interminables reuniones del exilio latinoamericano que en la Facultad de Economía de la Universidad de Chile había un joven profesor brasileño que estaba dictando un curso sobre ‘Relaciones de dependencia en América Latina’. Sin dudar ni un minuto me inscribí en el mismo y allí me encontré con Theotônio (…) Es imposible calibrar el impacto que me produjo ese curso en mi formación teórica”.

Con obras como El nuevo carácter de la dependencia, de 1967, o el libro de 1972, Dependencia y cambio social, Theotônio Dos Santos analizó los nuevos paradigmas que alumbraron la interpretación social y económica de América Latina. Fue, además, no sólo un estudioso y analista, sino un constructor de ideas. Un hombre que marcó rumbos teóricos de enorme influencia. Y si el otro gran padre de la Teoría de la Dependencia —que fue André Gunder Frank— explicó en su libro de 1967 El desarrollo del subdesarrollo los mecanismos impuestos por el mundo rico, Theotônio Dos Santos se preocupó por erradicar todo tipo de atenuantes en la interpretación histórica y económica que afectaba a las periferias mundiales, y a Latinoamérica en particular. De paso, su trabajo dio nuevas arterias interpretativas a la lectura marxista de la realidad continental.

El contexto intelectual e ideológico que le tocó vivir al sociólogo brasileño estaba marcado por un debate regional sobre la propia industrialización y la necesidad de establecer nuevos parámetros en los intercambios con los países centrales.

Algo que ya se estaba intentando desde la segunda posguerra —incluso antes— con la estrategia denominada ‘Industrialización por sustitución de importaciones’, que consistía en abandonar la dependencia tecnológica importada y fomentar a través de un Estado fuerte un desarrollo manufacturero y también burocrático que permitiera gradualmente atenuar estas relaciones asimétricas que afectan a América Latina.

En un momento que fue efervescente en el plano teórico —las décadas de 1960 y 70 —, pero opresivo en lo político debido a las dictaduras militares diseminadas en toda la región financiadas por Washington y bajo la férula del Pentágono, estas nuevas formas de ensayar la realidad desde una matriz superadora (es decir soberana) fueron gradualmente aplastadas mediante los diferentes procesos autoritarios. A través del terrorismo de Estado organizado desde el norte, la represión universitaria y el exilio forzoso de economistas y técnicos que habían logrado concebir nuevos instrumentos teóricos e institucionales para el crecimiento regional, América Latina fue así —una vez más— mutilada en su autonomía para explorar alternativas que la sacasen de su histórica dependencia.

Y en esos atroces contextos de persecución ideológica y peligro extremo para la intelectualidad marxista y para pensadores humanistas, también Theotônio Dos Santos destacó por su coherencia y valor personal. Algo que quedó confirmado tras el brutal golpe de Estado en Chile, el 11 de septiembre de 1973. Derrocado el gobierno socialista de Salvador Allende, el sociólogo brasileño prestó ayuda activa a compañeros perseguidos, facilitándoles soluciones y recursos ante un aparato militar genocida a cuenta del mundo rico. Ese mundo que Theotônio buscaba reinterpretar desde una visión renovada y comprometida con un socialismo efectivo y funcional.

Con varios doctorados Honoris Causa y con una profusa obra escrita de enorme valor teórico, murió a los 81 años en Rio de Janeiro en febrero de 2018, sabiendo que fue no sólo un primordial arquitecto de otra América Latina posible, sino inspiración para varias generaciones de luchadores sociales e intelectuales de gran valor que aún hoy presentan pelea.

 

Para asomarse al pensamiento y teoría política de Theotônio Dos Santos, véase entre muchas de sus obras: Las contradicciones del imperialismo. Ed. ZYX. Madrid (1974). Y Democracia y socialismo en el capitalismo dependiente. Ed. Vozes - Brasil (1991). Además: Del terror a la esperanza - auge y decadencia del neoliberalismo, Ed. Monte Ávila, Colección Milenio Libre. Venezuela (2006). Teoría de la dependencia: Balance y perspectivas, México - Plaza & Janés. O bien consúltese la importante compilación de Obras reunidas de Theotônio Dos Santos, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Económicas, México.