El centinela de los Juegos

El Jefe de Estado hizo frecuentes visitas a la Villa Suramericana para que sea concluida a tiempo.
APG

La Paz / Cambio

El Jefe de Estado fue el principal artífice para conseguir la sede de los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018 y después se convirtió en el centinela para que las obras se terminen a tiempo y que las competencias se desarrollen con normalidad.
Todo comenzó en 2016. El 21 de mayo viajó a la XXIX Asamblea General de la Organización Deportiva Suramericana (Odesur) de Rio de Janeiro. Iba a defender a la Llajta como la ciudad anfitriona de la edición XI.
Había tres candidaturas: Cochabamba, Puerto La Cruz (Venezuela) y Lima (Perú). Estas dos últimas retiraron sus postulaciones y Odebo se inclinó por Bolivia.
Después volcó todo su esfuerzo en la edificación de los escenarios deportivos necesarios. El Gobierno hizo una gigante inversión económica, pero también beneficia con la infraestructura que queda al deporte nacional.
El Jefe de Estado fue un vigilante permanente de los trabajos. Inauguró la Villa Suramericana y los otros escenarios. Al final quedó feliz con la misión cumplida.
Ahora, Morales apunta a organizar otro evento deportivo de mayor envergadura: los Juegos Panamericanos 2027. El reto está planteado.