“En Ilo vemos condiciones favorables administrativas, operativas y comerciales”

Foto: Jorge Mamani

Entrevista: David Sánchez Heredia (Gerente ejecutivo de la ASP-B)

La administradora boliviana de servicios portuarios tiene presencia física en la ciudad de Ilo para la atención de carga que eventualmente transita por su puerto, pero ahora está lista para promocionar y atender un incremento de la mercadería.

El proyecto de Ilo data de 1992, pero no estuvo pensado para un puerto sino para una playa (Boliviamar) destinada al turismo, que no avanzó hasta que en octubre de 2010, el presidente Evo Morales, con su colega peruano Alan García, firmó un protocolo complementario que amplía el convenio, generando condiciones para el comercio exterior.

Pese al tiempo transcurrido, ni el acuerdo inicial, firmado por Jaime Paz Zamora y Alberto Fujimori, ni el ampliado han sido ratificados por el Congreso peruano.

Es importante lograr la ratificación del Congreso del Perú para que el proyecto de Ilo sea una realidad, explicó a Democracia Directa el gerente ejecutivo de la Administración de Servicios Portuarios-Bolivia (ASP-B), David Sánchez. La autoridad resaltó además que Ilo será parte del Corredor Bioceánico y sus perspectivas son importantes para desarrollar el sur peruano y para que Bolivia cuente con una alternativa portuaria.

El 31 de mayo se realizó una reunión entre autoridades de Bolivia y Perú en Ilo, ¿a qué acuerdos se arribaron?
Ha sido una reunión entre autoridades de Perú y Bolivia para varios temas, como el Corredor Bioceánico de Integración, de atención en aduana, que disminuyan las horas de atención para la transitabilidad de personas y tránsito de mercancías, el análisis de las carreteras, de la seguridad que se requiere y la posibilidad de consolidar a Ilo como un puerto alternativo para el Estado boliviano. En esa perspectiva, ambos ministerios, tanto de Bolivia como de Perú, solicitaron que se haga una explicación técnica. La ASP-B estuvo el 31 de mayo en la ciudad de Ilo para poder informar cómo podríamos consolidar esa alternativa portuaria que es Ilo, toda vez que en mayo se pudo atender mercancía boliviana en tránsito cuando atracó en Ilo una nave de 200 metros de eslora. La ASP-B expuso que para agilizar su presencia requiere el reconocimiento en la normativa del Estado peruano; para la tramitación y representación de la carga boliviana es importante poder generar un relacionamiento con empresarios privados en el Perú, cuya oferta de trabajo está prácticamente en la operativa portuaria y en el tránsito de mercancías marítimas, también para el relacionamiento administrativo, operativo y comercial para generar las condiciones de la carga en tránsito y así poder potenciar el puerto de Ilo.

Además de eso, están variables como la parte aduanera, de la vialidad, de transporte terrestre (estacionamiento, parqueo), la carga que tiene que ver con alimentos (certificaciones fitosanitarias y otras), y no dejar esto en manos de los representantes, por lo que la ASP-B debería tener el reconocimiento en todo lo que implica el relacionamiento de la importación y exportación, y potenciar el puerto de Ilo.

¿Cuál es la predisposición del Perú para dar este reconocimiento a la ASP-B?
Hemos avanzado bastante, por la demostración que hizo la ASP-B de poder recibir y despachar carga en Ilo de más de 9.000 toneladas el mes de mayo, y se consolida no sólo en la representación del Estado Plurinacional en los temas portuarios, sino también en el tema de la logística. Para mover carga requerimos información en cuanto a rutas, a formas de operar la carga, al tipo de barcos que se requiere, y se sugirió una ley de cabotaje que permita tratar todo lo que es carga boliviana desde el Callao hasta Ilo. Como empresa estratégica del Estado, estamos trabajando en lo que implica el análisis de la logística, lo que nos ha permitido ir conociendo mucha información y variables que están controladas por varios operadores de comercio exterior del Perú, de Chile y de Bolivia. De no darse el reconocimiento, dificultaría el esfuerzo que hace el Estado boliviano por proyectar una alternativa portuaria, así como proyectos de gran envergadura que ha planteado el presidente Evo Morales, como el Corredor Bioceánico que une el Atlántico con el Pacífico a través de los puertos de Santos y de Ilo, o cuando los presidentes Morales y Martín Vizcarra inauguraron el Centro Binacional de Atención en Frontera (Cebaf) de Desaguadero, o la carretera en construcción Hito 4 pasando por San Antonio y San Andrés de Machaca, conectando directamente con el puerto de Ilo, y la propuesta de exportar gas por el puerto de Ilo. Estamos trabajando en el corto plazo y lo debemos concretar. La Empresa Nacional de Puerto (Enapu) y la ASP-B firmamos un convenio para promocionar el puerto de Ilo como una alternativa portuaria, además de generar condiciones en el almacenaje, el trato al transportista y sobre todo el tema tarifario, en el que un centavo puede definir dónde se va la carga, a qué puerto. Estamos conscientes de que hay grupos empresariales influyentes en Perú, Chile y otros países, por lo que el desafío es gigantesco como ASP-B para proyectar condiciones interesantes a la carga boliviana, tanto de importación como de exportación.

El Perú comprometió una inversión de 16 millones de dólares para mejorar el puerto de Ilo, ¿qué inversiones más se deben realizar para que el puerto sea más operable para barcos de alto calado?
En 2015, 2016 y parte de 2017, el puerto de Ilo se lo estaba por concesionar; se proyectaba una inversión de cerca de $us 300 millones. La Autoridad de Puertos del Perú (APN) hizo una proyección toda vez que el puerto requería de un elemento importante, un rompeolas porque es un puerto que está prácticamente más abierto y requería esta infraestructura. La concesión en 2017 quedó cancelada y se suspendió, y la ASP-B analizó con Enapu una proyección de carga y las condiciones de infraestructura y de equipamiento, fruto de este convenio es que el presidente Vizcarra el 28 de mayo hizo una visita en la que comprometió 26 millones de dólares para mejorar alguna situación del desgaste del muelle, es una decisión soberana del Perú y Bolivia le hizo conocer que para tratar cierto tipo de carga se requiere de equipamiento.

Hemos hecho un análisis el 31 de mayo, por ejemplo para tratar cierta mercancía, y se vio la necesidad de fortalecer; esperamos que se cumpla para no tener problemas cuando se ofrezca el puerto de Ilo. Por ejemplo, para operar con la mercancía sobredimensionada, sólo una pieza (para la industria petrolera) puede ocupar gran espacio del puerto o necesitar un camión como lo tienen los puertos de Chile, de no contar con esto se puede tener problemas, por lo que el tema es bastante sensible, y toda mejora que haga el Perú siempre será bienvenida para dar respuesta favorable a la carga boliviana.

¿Cómo resolver la falta de rompeolas?
Está pendiente. La ASP-B, en la reunión del 31 de mayo, hizo conocer tecnologías que pueden suplir (los rompeolas), con menos alcance, pero que pueden ayudar a que una nave pueda atracar sin problemas; cuando hay rompeolas se permite que una nave pueda descargar el contenedor. Por razones obvias, no podemos sugerir lo que necesita, pero se hizo conocer lo que necesitamos para cierta carga y operativamente ir proyectando como un puerto alternativo. Es posible llevar carga por Ilo, siempre mejorando las condiciones.

Otro de los temas que están en discusión es el de las tarifas, ¿cuál es la diferencia, por ejemplo, con la de los puertos chilenos y cuándo se definirá el tema?
La tarifa tiene que ver con negociaciones particulares. Un empresario siempre ve cuánto le oferta en función de variables de transporte marítimo y el tema portuario, el tipo de almacenaje, el transporte terrestre. Que la ASP-B conozca todo el proceso hace que se pueda tratar; por ejemplo, el 40% del servicio portuario está a cargo de la empresa y el 60% restante se licita a operadores portuarios. Mientras que en Chile todo el servicio está monopolizado y los bolivianos sólo realizan el ingreso de su camión. Son modelos distintos; en el Perú permite ver y analizar todas las posibilidades tarifarias, en el caso de Chile está cerrado. Vemos condiciones favorables, tanto administrativas, operativas y comerciales (tarifas).

¿Los exportadores bolivianos están interesados en la opción de Ilo? ¿En qué medida la apoyan?
Hay un interés, pero en la medida que movamos carga por este puerto vamos a ir consolidando posiciones; si hay demanda pueden bajar las tarifas, pero cuando los servicios son esporádicos son más costosos y cuando se hace frecuente reduce costos, por eso apelamos a empresarios que quieran ayudar a consolidar una alternativa, porque si no es una batalla con empresas poderosas.

¿La distancia de nuestras principales ciudades con Ilo hace que sea un puerto competitivo?
La carretera al Perú está en excelentes condiciones, las distancias son similares La Paz-Arica, La Paz-Ilo, igualmente con Cochabamba y Santa Cruz, que son los mercados más importantes y estamos en el tema de tarifas que tiene que ver con el volumen de la carga.

Considerando que el puerto de Ilo es parte del corredor Bioceánico, ¿qué nos puede decir sobre sus perspectivas?
Es un factor gravitante tanto para los peruanos como para los bolivianos; se lo tiene que mirar como una gran oportunidad que va a tener elementos de gran impacto en el sur peruano como también en Bolivia, como para que podamos ver que estos proyectos se están implementando, estas visiones que se tienen tanto en el corto, mediano y largo plazo podrían darle un inicio de nuevas frecuencias comerciales con el sur del Perú.

El comercio exterior boliviano creció más del 800% los últimos 12 años

¿La idea de concretar Ilo es que nuestras exportaciones e importaciones se realicen tanto por puertos peruanos como chilenos?
Correcto, ésa es la idea; hay una relación histórica de barcos, de puertos, de carga, de empresarios y de transportistas muy estrecha con Chile, por eso no nos sorprenda que algunos operadores de comercio siempre hablen de un puerto mejor que del otro. Lo que tendríamos que buscar, y se está dando, es que la ASP-B pueda explicar o asesorar a nivel de logística a distintos importadores y exportadores sobre alternativas tanto de un lado como del otro, ése es el objetivo. Después de lo sucedido en Ilo, nos llamaron para consultar las condiciones y consideramos importantes los avances.

¿En cuánto creció el comercio exterior boliviano por puertos de Chile?
En 2015 empezamos a explicar al país que no había un buen trato a la carga boliviana en Chile, sobre todo porque el comercio exterior boliviano los últimos 12 años ha tenido un crecimiento exponencial del 800% en importación y exportación. Desde 2006 hasta el primer trimestre de este año ha tenido un crecimiento impresionante, lo que ha hecho que el puerto de Arica entre en una capacidad al tope. En 2005 movilizamos 200 mil toneladas y en 2018 estamos con más de dos millones de toneladas. Hemos crecido de manera impresionante, hubo un crecimiento tanto en la importación como en la exportación en todos los sectores, y por eso es importante que la ASP-B vea alternativas, y el puerto de Ilo es una de ellas.

Perfil

  • Nació en Chuquisaca, el 25 de diciembre de 1966.
  • Licenciado en Economía y Finanzas de la Universidad San Simón, de Cochabamba. 
  • Docente de la Universidad Mayor de San Simón y de la Universidad San Francisco Xavier.
  • Primer Prefecto electo de Chuquisaca 2006-2007.
  • Senador electo por el MAS-IPSP, período 2010-2015.
  • Gerente ejecutivo de la ASP-B, desde el 13 de julio de 2015.