Ingresos por litio bordearán los $us 2.000 millones por año

Foto: Archivo
La Planta Industrial de Cloruro de Potasio en pleno salar de Uyuni, en Potosí.

Franz Acarapi / Cambio

El Gobierno estimó que los ingresos económicos de la fase II del proyecto de industrialización del litio alcanzarán a cerca de $us 450 millones anuales, que sumados a los $us 1.500 millones de la fase III, con la producción de baterías y otros, el Estado percibirá alrededor de $us 2.000 millones. 

El viceministro de Altas Tecnologías Energéticas, Alberto Echazú, explicó en una reciente entrevista con la red Patria Nueva que sólo con la fase II, que es ejecutada en su totalidad por el Estado, los ingresos representarán alrededor del 50% de la inversión, que alcanzará a $us 940 millones.

Esta etapa del proyecto tiene que ver con dos importantes complejos industriales: la Planta Industrial de Cloruro de Potasio —que ingresará en operación en agosto— y la Planta Industrial de Carbonato de Litio, que fue adjudicada a la empresa china Asociación Beijing Maison Engineering Company y deberá estar concluida en 14 meses a partir de la orden de proceder.

“Con 18 mil toneladas y nuestra planta de litio lograremos 360 millones (de dólares), más unos 60 a 70 millones son alrededor de 420 millones, y algunas otras sales, 450 millones (de dólares de ingresos) por año (...) Sería un 50 por ciento de la inversión total (en la fase II)”, explicó.

En ese marco, respecto a la fase III, agregó que los ingresos por la inversión conjunta de $us 1.300 millones que Bolivia realizará con el consorcio alemán ACI Systems, elegida como socia estratégica para la fabricación de baterías de ion-litio, serán mayores a los de la fase II porque según lo planteado por la firma extranjera llegará a $us 1.500 millones anuales.

“El planteamiento de ACI (Systems) son ingresos de casi 1.500 millones de dólares por año, más que la inversión (...) Esto por la rentabilidad de las baterías, muy alta, pero también del hidróxido (de litio)”, apuntó. 

La fase III del proyecto nacional incluye la construcción de cuatro plantas: una de hidróxido de magnesio, otra de hidróxido de litio, una de materiales catódicos y otra de baterías de ion-litio.

La inversión programada para esta última etapa será compartida entre el Estado boliviano (51%) y la firma alemana (49%), tomando en cuenta que el país es el socio mayoritario del emprendimiento.

Echazú indicó que el proyecto boliviano genera interés, tomando en cuenta que países como Costa Rica y Ecuador hicieron planteamientos al Gobierno para hacer “emprendimientos conjuntos o comprarnos packs (paquetes) o baterías porque también ellos están viendo la electromovilidad”.

Bolivia produce carbonato de litio con sus plantas piloto. Éste tiene varias aplicaciones, como la producción de aluminio, vidrio, cerámica, baterías y otros.

El boom del litio recién empieza

El viceministro Alberto Echazú afirmó que el boom del litio recién empieza en el mundo, tomando en cuenta que la industria de vehículos eléctricos comienza a dar sus primeros pasos en países desarrollados como China, Rusia o la India. Aseveró que el proyecto nacional avanza en tiempos adecuados porque la demanda de litio y baterías aumentará en los próximos años.