En el mundo, 152 millones de niños son obligados a trabajar

El trabajo infantil en el mundo sigue siendo preocupante.
Foto: El Economista

Prensa Latina / Ginebra

De los 152 millones de niños forzados a trabajar, 73 millones lo hacen en condiciones peligrosas, reveló ayer la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. 

Este año, la jornada está dedicada a alertar sobre el trabajo infantil peligroso y busca, igualmente, promover la seguridad y la salud de los trabajadores jóvenes que tienen la edad mínima legal para desempeñarse laboralmente.

Asimismo, según datos revelados por la organización, el trabajo realizado por niños y adolescentes registra tasas de accidentes no mortales de hasta 40% más altas que en el caso de los trabajadores mayores de 25 años.

La campaña persigue, además, contribuir a la concreción de la Meta 8,7 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) que busca poner fin a todas las formas de trabajo infantil para 2025.

Recientemente, el director general de la OIT, Guy Ryder, exhortó a tomar medidas urgentes contra las causas económicas que conducen al trabajo infantil.

Durante su intervención en una mesa redonda sobre este flagelo, organizada al margen de la Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en Ginebra y que culminó el 8 de junio, Ryder advirtió que las víctimas del trabajo infantil son menores con edades entre 5 y 17 años.

Entre 2012 y 2016, “prácticamente no hubo una reducción en el número de niños entre 5 y 11 años en situación de trabajo infantil, y el número de los más vulnerables, los más jóvenes que realizan trabajos peligrosos, en realidad aumentó”, alertó el funcionario.

Ryder agregó que esta circunstancia se debe, en parte, al incremento del trabajo infantil en la agricultura que consiste principalmente en un desempeño familiar no remunerado.