CEPAL proyecta a Bolivia entre las economías con mayor crecimiento de la región en 2018

Foto: Ministerio de Economía

Cambio Digital

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) proyecta a Bolivia entre las economías con mayor nivel de crecimiento económico a nivel de Sudamérica.

En su última versión del informe denominado 'Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2017', destaca el bajo nivel de endeudamiento y la estabilidad de política cambiara de Bolivia, según un boletín informativo del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas (MEFP).

El organismo internacional muestra en sus proyecciones para 2018 que Bolivia registrará nuevamente la tasa de crecimiento económico más elevada de la región sudamericana  con 4%, por encima de la expansión promedio regional de América del Sur con 2% y de América Latina y el Caribe con 2,2%.

Según las proyecciones de la CEPAL, Bolivia crecerá este año en 4.0%, Paraguay 4,0%, Perú 3,5%, Uruguay con 3,2%, entre las economías con mayor crecimiento.

El año 2009, Bolivia registró el mayor crecimiento económico a nivel de la región a pesar de la crisis internacional registrado esa gestión, posteriormente, desde 2014 hasta 2017, el país se consolidó con el PIB con mayor crecimiento regional de forma consecutiva.

El informe de la CEPAL, resalta a Bolivia como uno de los países con más bajos niveles de endeudamiento externo mediante la emisión de bonos soberanos. “Los países que registraron mayor aumento en la emisión de bonos entre enero y octubre fueron Chile y Perú”, según los datos de la CEPAL.

Bolivia está entre las economías con menor deuda pública respecto al PIB, por debajo del promedio de América Latina (38% del PIB) y de economías como Brasil (74% del PIB), Argentina (54% del PIB), Venezuela (47% del PIB), Uruguay (44% del PIB), Colombia (44% del PIB) y México (36% del PIB), entre otros, corroborándose que el nivel de endeudamiento boliviano es sostenible y se encuentra muy por debajo de los umbrales establecidos por organismos internacionales como la CAN (50% del PIB).

La publicación también resalta la estabilidad cambiaria de Bolivia en comparación de las demás economías de América Latina y el Caribe. Esta política permitió disminuir la exposición del país a choques inflacionarios externos y fortalecer el proceso de bolivianización de la economía.

El organismo internacional, también resaltó la demanda interna como uno de los principales motores de crecimiento económico, en un ambiente internacional adverso.