Teleférico disminuye en 22% el tiempo de viajes en La Paz

La línea Blanca, que circula por el barrio de Miraflores.
Foto: Jorge Mamani

Víctor Hugo Chambi Ocaña / Cambio

Cada mañana, Edson García debe trasladarse desde Ciudad Satélite hasta el barrio de Miraflores para asistir a la facultad de Medicina, y desde que usa el Teleférico viaja más tranquilo, además ahorra tiempo y dinero.

“Antes tenía que salir de mi casa a las seis y media de la mañana, vivía con un estrés diario para llegar a la universidad a las 08.00. Esperar el minibús, la fila para el trufi, las trancaderas, era terrible, pero ahora es más fácil, llego a la estación y en media hora bajo sin problemas hasta la plaza Triangular”, relató en medio de un viaje por la línea Blanca del sistema de transporte por cable.

Al igual que este universitario, miles de paceños y alteños se benefician con este servicio, que les permite ahorrar tiempo y dinero, tal como señala un estudio publicado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El organismo internacional informa que se encuestó a 6.720 personas de La Paz y El Alto, entre usuarios del Teleférico y del transporte tradicional, como los minibuses y trufis.

“En el caso del sistema de Teleférico La Paz-El Alto, nuestras estimaciones muestran que el tiempo de viaje se redujo en 22% cuando los traslados se hacen por teleférico en vez de otro modo de transporte. El tiempo de viaje diario se reduce 9 minutos en promedio”, señala la primera conclusión del estudio.

Este aspecto es corroborado por la mayoría de los usuarios del servicio, que ya tiene seis líneas en operación y otras cinco en construcción. 

“Me ahorra mucho tiempo, yo vengo de Villa Adela. Para ir a mi trabajo es más rápido que el minibús”, dijo María Calcina, usuaria de la línea Roja, quien además espera con ansias la puesta en funcionamiento de la línea Morada.

“Yo uso a diario la Amarilla, pero siempre está lleno, por eso creo que se deberían habilitar más molinetes, es un gran beneficio para los estudiantes”, manifestó Juan Gutiérrez, de la Universidad Católica. 

Otra de las usuarias relató que su desplazamiento diario desde la zona 16 de Julio hasta Villa Fátima le tomaba entre 60 y 90 minutos, inclusive más debido a las constantes marchas y bloqueos en el centro paceño, pero con el uso de las líneas Roja y Naranja, ese recorrido lo realiza en poco más de media hora, “es un gran ahorro de tiempo, eso me da más tiempo para atender a mis hijos”, contó.

45 días de ahorro

Los indicadores 2018 de la empresa estatal Mi Teleférico dan cuenta que un usuario de la línea Roja que realiza 30 viajes al mes ahorra 16 horas en transportarse de un punto a otro entre La Paz y El Alto, mientras que uno de la Amarilla ahorra 17 horas, uno de la Azul, cuatro horas y uno de la Naranja hasta ocho horas.

“Un usuario del sistema de transporte por cable de la línea Roja ahorra 16 días”, dice la publicación de Mi Teleférico, y agrega que uno de la línea Amarilla ahorra 17 días, cuatro el de la línea Azul y ocho de la línea Naranja, lo que hace un total de “45 días ahorrados al usuario”.

También se ahorra dinero

El estudio efectuado por el BID concluye también que utilizar el Teleférico para movilizarse por las ciudades de La Paz y El Alto “representa un beneficio neto promedio para el pasajero de 0,58 dólares”, unos 3,99 bolivianos en cada viaje que se realice.

Los usuarios confirman ese hecho. “Llegar a la zona Sur (desde Ciudad Satélite) en trufis cuesta 6,50 bolivianos, pero en Teleférico es sólo 2,50”, señala Flavio Cáceres, persona de la tercera edad que además se beneficia con el descuento preferencial.

En el caso de Susana, que utiliza las líneas Roja y Naranja, el viaje desde la zona 16 de Julio hasta Villa Fátima le costaba Bs 4,50 y con el Teleférico son Bs 5, “pero es un ahorro porque la mayoría de las veces hay bloqueos y marchas, uno para ganar tiempo tiene que buscar otro minibús y son dos bolivianos más”, dijo.

Según los indicadores de Mi Teleférico, el ahorro en el gasto en transporte para 54,3 millones de usuarios de la línea Amarilla es de 138,8 millones de bolivianos, el equivalente a 52.000 sueldos de un profesor.

Las tarifas preferenciales para personas con discapacidad, de la tercera edad y estudiantes permitió un ahorro de Bs 290.388  para los primeros, Bs 5,4 millones para los segundos y Bs 13,1 millones para los terceros.

“Es un buen servicio, ahorra tiempo y dinero en el transporte porque vamos directo, también aportamos para el bono de los chicos”, dijo Nicolás Calle minutos antes de subir a una cabina de la línea Roja con destino a la ciudad de El Alto, desde la Estación Central.

En tres gestiones (2015, 2016 y 2017), Mi Teleférico aportó 9,3 millones de bolivianos para el Bono Juancito Pinto, que consiste en un pago por la permanencia escolar de Bs 200 a cada estudiante.