Carlos Fischer y Piraí Vaca unen guitarras en concierto

Los músicos e intérpretes, conocidos como los mejores guitarristas de Bolivia, Carlos Fischer y Piraí Vaca.
Foto: Ministerio de Culturas y Turismo

Jackeline Rojas Heredia / Cambio

Los dos grandes intérpretes de la guitarra, cada uno con su propio toque y estilo, se integran para compartir con el público nacional una fusión especial. Se trata de una gira por varias ciudades del país que se inicia en La Paz. 

Será la primera vez que los músicos Carlos Fischer y Piraí Vaca interpreten juntos sus guitarras y que compartan una gira  que integra La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Sucre y Oruro.

Es el resultado de un trabajo que tiene meses de arreglos, ensayos e interpretaciones. Piraí Vaca dijo que la música que será presentada por ambos son creaciones que deberían ser interpretadas al menos por cinco músicos.

Durante la gira, Fischer estrenará a escala mundial dos nuevas composiciones:  Búsqueda infinita y Anhelos de un paraíso.

Vaca comentó que siempre fue un admirador de las creaciones de Fischer, a quien conoció en un estudio de grabación en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra.

“Me gusta mucho escucharlo e incluso hice tres arreglos para el Cuarteto de Fuego con música de Carlos; pienso que en el formato que estamos tratando ahora le puede dar una tonalidad distinta. Carlos toca bajo, guitarras eléctricas, acústicas...”, dijo.

Fischer comentó que preparar entre ambos la gira de conciertos y sobre todo unir sus estilos creativos fue un reto muy grande. “Estoy más acostumbrado al formato eléctrico, acá es distinto; Piraí y yo somos los responsables de toda la música, de estar en el escenario y de mantener al público enchufado. Hemos ensayado cientos de horas para atrapar una frase; hubo un trabajo obsesivo y minucioso durante muchos meses”, narró.

Los arreglos

Ambos artistas comentaron que este trabajo, sobre todo de “arreglos”, no suele ser una tarea fácil, pues toma tiempo, paciencia y por supuesto la pericia en hallar aquellos acordes que a través del instrumento se puedan interpretar. “Yo tengo una melodía para dos acordes y debo hacer arreglos ya sea para una sinfónica o una quena, y debo ver cómo puedo explotar bien, ver las posibilidades del instrumento, porque para ciertos instrumentos no queda bien y se elimina. Para este repertorio yo ya tenía todo escrito, hice el arreglo para un dúo, para dar sonoridad a una guitarra, no es suficiente leer las partituras y tocar, hay mucho que expresar, y debo ver en qué momento se interpreta o cómo mantengo el brazo o muevo el instrumento, o lo hago ya sea con el hombro relajado o no”, explicó Fischer.

“Ambos somos obsesivos, la realidad puede ser distinta y uniendo los sonidos nos damos cuenta, y vamos viendo qué es mejor para la pieza.

No sólo es un estilo jazzístico, el público podrá notarlo y disfrutarlo porque va a tener lo mejor de ambos mundos”, anunció Piraí. Dijo que ambos se esforzaron mucho sin reparos ni pretextos para sacar lo mejor de sus músicas: “La música de Carlos es muy exigente, es dulce, amable, áspera, ácida y ofrece muchos ambientes posibles”. 

“No es cosa de que yo agarre mi guitarra y toque solito; hubo también un trabajo  individual, él estudió por su parte, yo por la mía y luego hay un trabajo en conjunto, y ése es el otro aspecto de la música de Carlos, y cuando la ves y la oís piensas: ‘¿cómo se le ocurren tantas cosas?, ¿cómo es posible?’, y te deja con la boca abierta”, acotó el artista.