Conferencia Episcopal quiere acallar al Cardenal indígena

El prelado alista su viaje al Vaticano para su nombramiento como Cardenal.
Foto: Archivo

Cambio

La Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) emitió ayer un comunicado en el que sostiene que el cardenal indígena Toribio Ticona no es el vocero de la Iglesia Católica en el país, después de que afirmó que Evo Morales era su amigo y que la construcción de la Casa Grande del Pueblo formaba parte del desarrollo del país.

El texto difundido por la institución eclesiástica, dice: “La Conferencia Episcopal Boliviana y sus autoridades, legítimamente elegidas, o sea, presidente, vicepresidente, secretario general y Consejo Episcopal Permanente, son la voz oficial de la Iglesia Católica en Bolivia. El Cardenal es miembro de la Conferencia Episcopal Boliviana, como obispo emérito, teniendo derecho a voz, de acuerdo con sus estatutos”.

“Ante malas interpretaciones de algunas declaraciones del Cardenal que han podido crear confusión en la opinión pública, la CEB se reafirma en la línea de reflexión que ha expresado en distintas oportunidades mediante comunicados, mensajes y cartas pastorales públicas”, indica el texto.

Ticona emitió declaraciones que desataron polémica. Dijo que la construcción de la Casa Grande del Pueblo formaba parte del desarrollo del país y evitó emitir un criterio sobre el referéndum del 21 de febrero de 2016.

En contraposición, la CEB manifestó que no se respeta el voto del pueblo y criticó los afanes de reelección de algunos políticos, en clara alusión al presidente Evo Morales.

El cardenal Ticona, quien habló con El Deber, explicó: “Por una palabra que dije, que el 21 de febrero, que sobre esa pregunta no puedo decir nada porque tengo que hablar con mis hermanos los obispos, ellos se han resentido por eso, creyendo que no estaba de acuerdo”.

“Alguna persona me ha dicho que como soy de origen campesino, indio, no aceptan, así nomás, quieren siempre ellos exaltarse, en fin, por vanidad y ostentación, pero no creo”, respondió el purpurado, consultado sobre si piensa que por opinar diferente pretenden acallarle.

Ante la pregunta, ¿siempre defenderá lo que piensa?, Ticona dijo: “Tengo que ser así, pues, vivir pobremente, servir a mi gente, no valerme de estos grandes honores, que cardenal, nada, un hermano más, cristiano que quiere vivir su fe con la gente humilde”.