Rusia abre su mundial frente a Arabia saudí

Los jugadores del seleccionado ruso confían salir airosos del partido debut contra Arabia Saudí.
Foto: AFP

MOSCÚ / AFP

El Mundial de fútbol de 2018 arranca hoy (11.00) con el partido entre el anfitrión Rusia y Arabia Saudí (grupo A) en el estadio Luzhniki, donde se disputará la final el 15 de julio.

El partido se verá precedido de una corta ceremonia de apertura en la que la estrella será el cantante británico Robbie Williams, antes del primer partido de los 64 de la competición.

No se puede decir que sea un duelo por todo lo alto, ya que Rusia y Arabia Saudí son las dos selecciones mundialistas con peor clasificación en el ranking FIFA, 70 y 67 respectivamente.

En el campo, Rusia, que lleva siete partidos seguidos sin victoria, debe imponerse para alejarse de la amenaza de una eliminación desde la fase de grupos.

El choque entre rusos y saudíes abrirá la batalla en un grupo A donde Uruguay y Egipto disputarán su duelo de la primera fecha el sábado, el mismo día del estelar España-Portugal (grupo B), uno de los partidos más esperados de la primera fase.

Más allá del resultado en el partido inaugural, la atención estará puesta igualmente en el árbitro argentino Néstor Pitana, que podría decretar la primera asistencia en video (VAR) de la historia de los Mundiales.

DT PIDE TRANQUILIDAD

El seleccionador de Rusia, Stanislav Cherchesov, intentó quitar tensión al momento complicado que vive su equipo y envió un mensaje de confianza antes del partido inaugural del Mundial contra Arabia Saudí.

“Comprendo vuestra preocupación, pero nadie debería estar preocupado”, afirmó Cherchesov, consultado por la pésima racha de su equipo, que no conoce la victoria en lo que va de 2018.

La prensa rusa le acusa a menudo de no saber reconocer los fallos de su equipo y de no hacer autocrítica. En su intervención ante los periodistas ayer, Cherchesov fue fiel a su carácter y siguió siendo positivo.

“¿Que por qué vamos a ganar mañana (hoy)? Porque queremos ganar”, afirmó, y ratificó que Rusia había alcanzado “un cierto nivel” en sus últimos amistosos pese a no haber ganado ninguno de ellos.

En la preparación, Rusia cayó 1-0 ante Austria y empató 1-1 con Turquía, dos equipos que no están clasificados.

30 mil policías darán seguridad en Moscú

Entre amenazas terroristas, temor a la violencia ultra o incidentes racistas, los retos de seguridad a los que debe hacer frente Rusia tras la apertura de ‘su’ Mundial son numerosos, pero el Kremlin espera superar estos desafíos para limpiar la imagen de su país, empañada por varias crisis con Occidente.

Miles de visitantes extranjeros, centenares de millones de hinchas delante de sus televisores, el evento deportivo más grande del planeta es una ocasión de oro para dejar una bonita imagen de Rusia, lejos de los sobresaltos de la diplomacia internacional.

Pero las autoridades rusas también tomaron medidas para reforzar la seguridad. El primer objetivo es luchar contra el terrorismo, cuando el país es designado como objetivo por la organización yihadista Estado Islámico, más aún tras su intervención armada en Siria. 

El despliegue de unos 30.000 policías sólo en Moscú son algunos de los puntos de una larga lista de medidas pensadas para limitar el riesgo de atentados. (AFP)

UNA MODESTA CEREMONIA INAUGURAL EN EL PREÁMBULO

Pocos dirigentes extranjeros en el palco de autoridades y la tradicional ceremonia de inauguración reducida: el inicio del Mundial Rusia 2018, hoy en Moscú, tendrá un perfil bajo, en contraste con ediciones anteriores.

Las crisis repetidas entre Rusia y los países occidentales por un lado y el deslucido atractivo deportivo del partido inaugural, entre Rusia (70 de la clasificación FIFA) y Arabia Saudí (67) pesaron para una jornada donde la simplicidad y la modestia serán el tono dominante.

Según el alcalde de la capital rusa, Sergei Sobianin, una decena de dirigentes extranjeros estará junto al presidente ruso, Vladímir Putin, y al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en el estadio moscovita.

Más significativa será la presencia, anunciada por el Kremlin, del presidente de la Asamblea Popular Suprema de Corea del Norte, Kim Yong Nam, días después de la histórica cumbre en Singapur entre Donald Trump y Kim Jong-un, de Estados Unidos y Corea del Norte.

También se espera la presencia en la inauguración del príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Ben Salman.
Sobre el césped, el espectáculo previo al partido tendrá un formato reducido.

Está programado un concierto de no más de 30 minutos, en el que estará la estrella del pop británico Robbie Williams junto a la soprano rusa Aida Garifullina.

Los tenores Plácido Domingo y Juan Diego Flórez, entre otras estrellas de la ópera, rindieron ayer su tributo musical al Mundial en una grandiosa gala celebrada en el mágico escenario de la Plaza Roja de Moscú. (AFP)