Y venga el convite

Teresa Constanza Rodríguez Roca

Teresa Constanza Rodríguez Roca*

Bajo un cielo incoloro, la gallina jabada, la última en salir cuando Petrona esparcía los granos de maíz sobre la tierra seca del gallinero, será la escogida de entre las 15 restantes. 
Cómo va a sospechar el ave coqueta, de plumas grises y motitas blancas, que mientras, gustosa, vaya llenando el buche con soles amarillos, fuente de vida, Petrona la levantará con la intención de ponerla en su regazo. De dónde se va a imaginar que, en lugar de recibir cariños, lanzará un cacareo desesperado, cuando la mujer de manos gruesas engargole su cuello con los dedos índice y pulgar, y el siguiente movimiento, brusco y seguro, sea el jalón en torniquete, acompañado por un crujido de huesos y el inmediato derrame interno de sangre azulosa. 
La gallina jabada, la última que salió, aún dará unos pasos tambaleantes, hasta caer con el pico abierto y la mirada turbia, fija en su diosa, la de los soles amarillos. 

Sobre la creación de la autora
Teresa Constanza Rodríguez Roca representó en días pasados a Bolivia en un encuentro mundial de autores de relatos de minificción que se realizó en Suiza. Su escritura destaca en varios libros y antologías tanto dentro como fuera del país. 
Ursula Guinaldo, catedrática en la Universidad Heinrich-Heine de la ciudad de Duesseldorf, Alemania, afirma que los protagonistas en los cuentos de Teresa Constanza viven el aquí y el ahora, estado en el que, sin embargo, lo inconsciente o lo sobrenatural concurren de una forma espontánea. 
Los miedos ancestrales del hombre surgen por asociación de ideas, el sentido común y la locura van a menudo sorprendentemente juntos y la muerte es aceptada una y otra vez como una compañera inseparable. 
“Constanza funde lo trágico con lo irónico en un lenguaje directo y poético” (Rubén Abella, escritor y docente en la Escuela de Escritores, Madrid)

*Escritora y maestra cruceña