Normas penales se aprobarán mediante ‘leyes sueltas’

Foto: Jorge Mamani

Fernando del Carpio Z.

Después de cinco meses de actividad, de febrero a junio, la Asamblea Legislativa Plurinacional se dio una pausa hasta el 20 de julio. El ambiente no variará al retorno.

El hecho de que el Movimiento Al Socialismo-Instrumento Político por la Soberanía de los Pueblos (MAS-IPSP) tenga dos tercios en las cámaras de Senadores y Diputados facilita la labor.

Esta situación se refleja en que aún no se observa la reposición en la agenda legislativa del Código del Sistema Penal, que fue abrogado el 26 de enero por la movilización de varios sectores opositores, entre ellos los médicos.

La estrategia del MAS-IPSP es modificar algunos artículos como ocurrió con el ‘juqueo’ (robo) de minerales y no tratar de manera integral el nuevo Código, advirtió la diputada Lourdes Millares (UD), y añadió que deben estar alertas para que no se apruebe alguna disposición que afecte “el ejercicio de los derechos políticos o ciudadanos”.

El primer vicepresidente de la Cámara Baja, Lino Cárdenas Oropeza (MAS-IPSP), manifiesta que como oficialistas no se pueden cruzar de brazos, y en ese sentido, lamenta que la oposición no cumpla con hacer conocer su propuesta de Código del Sistema Penal.
Por esa razón y al no existir condiciones para su tratamiento se aprobarán leyes sueltas o particulares “por la necesidad de ayudar a la gente”.

Ante esta situación, se aprobó una norma que incorpora al Código Penal los delitos de robo, hurto y receptación de minerales, un tema (el ‘juqueo’) de gran debate en los centros mineros.

Según Cárdenas, se prevé trabajar otras normas para atacar la detención preventiva, la implementación de las manillas electrónicas y el consorcio de jueces y abogados.

El código abrogado se trabajó durante tres años (se promulgó el 15 de diciembre de 2017) y renombrados penalistas internacionales consideraban que se adecuaba a la época actual.

La segunda secretaria del Senado, Patricia Gómez Andrade (PDC), que es abogada, dijo que estaba plenamente de acuerdo con el Código del Sistema Penal porque se adaptaba al momento que vive el país al incluir nuevos tipos penales, por ejemplo delitos que tienen que ver con la tecnología, que antes no existían.

Gómez indicó estar de acuerdo con que se aprueben normas que incorporen, por ejemplo, delitos como el ‘juqueo’ porque no se puede ser indiferente ante los delitos.

Disímil posición

Para la diputada Mireya Montaño (MAS-IPSP), la evaluación de este casi primer semestre es positiva, y subraya que como siempre la oposición no aporta nada, sólo obstruye, como ocurrió con la campaña que hicieron con la dirigencia del sector médico para que se abrogue el Código del Sistema Penal, promulgado el 15 de diciembre de 2017.

El senador Edwin Rodríguez Espejo, de la opositora Unidad Demócrata (UD), no coincide con esa apreciación porque “el MAS-IPSP tiene prioridades, nosotros hemos presentado algunos proyectos de ley que no se tratan”.

Mencionó el proyecto para que se entuben las aguas del Silala en beneficio de los pueblos del sur de Potosí, que se presentó con un perfil de cuantificación económica, pero fue en consulta a la Cancillería y no hay respuesta de si se tratará o no.

Para Rodríguez, la mayoría de las leyes que se aprueban es de carácter declarativo, enajenación de terrenos, préstamos y muy pocas de carácter estructural que vienen del Ejecutivo.

Datos

» Hasta fin de año se espera superar el tratamiento de 100 leyes.

» Los códigos Civil y Penal datan de hace 40 años, y el Laboral de 80 años, por lo que requieren ser actualizados.

» El objetivo es dotar al país de códigos que respondan a la situación actual sin perjudicar a la sociedad.