IBCE: Bolivia tiene un potencial productivo grandioso

Foto: Jorge Mamani

Entrevista: Gary Antonio Rodríguez Álvarez (gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE))

La institución, con sede en Santa Cruz, destacó los recientes acuerdos comerciales con China y Rusia tanto para el sector productor de alimentos como hidrocarburos y otros. En junio, el Gobierno consolidó la firma de convenios para la exportación de café, quinua, almendra y sésamo al mercado asiático y proyectos con las rusas Gazprom y Acron.

¿Cómo ve y recibe el IBCE estos acuerdos con dos gigantes, como son China y Rusia?
Felicitamos los esfuerzos que está haciendo (el Gobierno), respaldarlos, acompañarlos. Quiero destacar que hasta el propio Jefe de Estado encamina sus actividades para conseguir mercados, lo hizo en el pasado, pero lamentablemente Venezuela no nos funcionó, Irán no funcionó, Cuba no funcionó, porque no son los mejores destinos comerciales. Tenemos que apuntar a mercados grandes, con poder de compra, siempre dijimos que Bolivia no debería cerrarse, sino abrirse al mundo (...) Por eso valoramos este esfuerzo del Órgano Ejecutivo.

¿Cuáles son las potencialidades agroproductivas que tiene el país?
Le doy un dato, es de la ABT (Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra), no es nuestro, Bolivia tiene 49 millones de hectáreas (ha) con vocación agroproductiva, eso significa para agricultura y ganadería. Dentro de esto, 16 millones de ha son para agricultura, de las cuales, según el Ministerio de Desarrollo Rural, sólo utilizamos 3,6 millones de ha y con esto estamos generando 17 millones de toneladas (t) de alimentos y estamos exportando 3 millones de t, es decir, el potencial definitivamente es grandioso y mucho más si mejoramos la productividad.   

El país también gestiona la exportación de carne, ¿tenemos la suficiente oferta de este producto para la venta?
En la actualidad tenemos un excedente anual estimado de 20 mil t para esta gestión, nuestras exportaciones tradicionales fueron unas 3 mil toneladas por año, pero si se abre el mercado chino para la carne de res podríamos tranquilamente exportar, en el corto plazo, 20 mil t, pero eso no acaba ahí, si el mercado está garantizado, si el Gobierno da seguridad jurídica, favorece con políticas, el sector ganadero invertirá más. En pasturas debemos estar utilizando más de 2 millones de ha y tenemos más posibilidades que eso, y el compromiso escrito del sector es traer hasta un millón de vientres desde Brasil para aumentar el hato ganadero, para que ese excedente que tenemos hoy, en 2025 sea de 117 mil t. Uno dirá, es harto, pero no, porque Argentina exporta más de 200 mil t, México más de 300 mil t y Uruguay vende más que Argentina (...) Tenemos que animarnos a tener esa misma mentalidad ya no de sueño, sino de realización. Bolivia es un país privilegiado por la cantidad de tierras que tiene para ganadería, agricultura, por su experiencia productiva, por su avance tecnológico. En el caso del ganado, por ejemplo, hacemos mejoramiento en Santa Cruz y exportamos semen a Brasil, o sea el país exporta tecnología genética (animal) y lo mismo tenemos que hacer en la agricultura.

Ante este futuro alentador para el país, ¿qué otros componentes deben intervenir?
Si vamos a tener mayor producción de granos necesitamos más capacidad de almacenamiento, de hecho, el sector privado comprometió invertir 13 mil millones de dólares para triplicar la oferta de alimentos hasta 2025, 3 mil millones en agroindustria y 10 mil millones en producción básica; para esto necesitamos mejorar las vías, concluir los tramos como el Sillar, por ejemplo, entre Santa Cruz y Cochabamba requerimos ramales de acceso de tren a las zonas productivas. Por supuesto que el tren bioceánico funcionaría muy bien para este propósito al igual que el Hub en el aeropuerto de Viru Viru (...) También diría que necesitamos mayor proactividad del sector público para acompañar este deseo del empresariado de invertir más. Con china se acordó para el café, quinua, sésamo y castaña; la importancia es que ahora tenemos un mercado alternativo que además no es cualquiera, es un megamercado y lo que nos corresponde es generar mayor oferta.

Escuchaba que hay 30 mil t de quinua que se pueden exportar de este súper alimento. En el caso del café, escuché al Gobierno decir que habrá un apoyo a los pequeños productores para que aumenten su oferta, y para el sésamo lo mismo. Cuando uno tiene un mercado tan grande lo que tiene que hacer es pensar en grande, actuar en grande ¿para qué?; aquí pongo de ejemplo el proyecto del Teleférico (en La Paz), para  invertir, para tener un excelente servicio de transporte, para destacar a nivel mundial, porque esta ciudad se convirtió en la capital de los teleféricos. Este país tiene que convertirse en un agroexportador, tenemos todas las condiciones, como la tierra, el clima, la gente y la experiencia.

¿Los proyectos de industrialización como la urea serán un buen complemento para incrementar la producción de alimentos?
Por supuesto que sí, y aquí quiero enviar un mensaje; el Gobierno siempre se preocupó por los consumidores y en el mercado interno tenemos precios preferenciales y justos para ellos; sin embargo, necesitamos un precio justo para la urea, para promover el mayor consumo de este fertilizante en el país, porque si es muy caro imposibilita su uso. Entonces aquí el Órgano Ejecutivo tiene que hacer una fuerte apuesta si quiere que la urea se masifique en su uso en el territorio y dejemos de importarlo, es decir el precio por lo menos tiene que ser igual al de exportación (...) A través de esto tendremos más rendimiento y mejores ingresos para nuestros agricultores.