Vecinos del barrio Panticirca reciben instalaciones de gas

Ama de casa agradece al Vicepresidente por la obra que beneficia a los vecinos.
Foto: Vicepresidencia del Estado

Cambio

El vicepresidente del Estado, Álvaro García Linera, entregó ayer 186 instalaciones de gas domiciliario que benefician a 930 habitantes del barrio de Panticirca, Distrito 10 de La Paz, con una inversión de Bs 3.583.181, en el marco de la celebración de los 209 años de la gesta libertaria del departamento paceño.

“No vamos a detenernos hasta que todos los bolivianos tengan gas, que es nuestro, no es de gringos ni de vendepatrias, es de los vecinos, de los trabajadores, de los obreros, de los campesinos, de los jóvenes, de las mujeres”, dijo.

Señaló que la historia de Bolivia se resume en una lucha permanente entre quienes rifaron la patria, pero “hoy es tiempo de pueblo, de patria, en que el gas llega al vecino y a la vecina con el fin de preparar comida para los bolivianos”.

Destacó el trabajo que realizan los funcionarios de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) porque “traen alegría y felicidad a las casas, traen el energético a las casas, pero igualmente los trabajadores tienen que agradecer a los vecinos porque por ellos cuentan con un trabajo y se tiene una empresa como YPFB”.

La autoridad recordó la ‘guerra del gas’, ocurrida en 2003, cuando los vecinos defendieron e impidieron que el presidente de entonces, Gonzalo Sánchez de Lozada, así como otros gobernantes neoliberales, vendan a Estados Unidos mediante Chile, y lamentó que no se haya trabajado para que favorezca primero a los bolivianos.

“Fueron estos vecinos humildes de La Paz, de El Alto, los que dijeron no, no podemos entregar lo nuestro a los gringos, a los chilenos”. 
Agregó: “No puedes vender la patria, y salieron a la autopista y bloquearon, hubo cercos, no había mercados, hicieron olla común y llegó la muerte a orden de Sánchez de Lozada y mataron a 70 vecinos”.

En esa ocasión, los enfrentamientos hirieron a 500 personas, pero los vecinos no se rindieron, continuaron con la defensa de los recursos naturales. “Esos vecinos —manifestó— son los que rescataron nuestra empresa YPFB, nuestro gas y son los que permitieron que estos jóvenes de azul tengan trabajo y traigan gas a nuestro domicilio”.

Hasta 2005, en todo el país sólo se realizaron 26 mil instalaciones, pero en la actualidad se ejecutaron 790 mil de manera gratuita, por lo que hay 4,5 millones de bolivianos que ya cuentan con el servicio, con una inversión de 900 millones de dólares.

“Ésta es una gran inversión que está debajo de la tierra, no se nota una obra grande, se nota en la alegría de la gente, que podrá cocinar sin tener que correr hasta la autopista y cargando en su espalda una garrafa. Ahora tendrán gas todo el tiempo, ahora hay dignidad para cocinar con gas de los bolivianos para los bolivianos”, sostuvo.

Sostuvo que se continuará con el trabajo de conexiones en todo el país porque es una promesa del presidente Evo Morales y su autoridad, incluso a los lugares más alejados de Pando.