Imagen, identidad local y Camiri

Claudio Sánchez *
 

Las reflexiones sobre la imagen en movimiento cada vez son mayores en Bolivia. Si bien se puede decir que desde siempre existió un pensar el cine, en el que se desarrolla un discurso de los creadores a partir del qué decir, esto no ha estado necesariamente acompañado —de manera continua— por el análisis crítico que ponga en valor la obra más allá de su tiempo y espacio de creación.
Es en este sentido, ahora que se celebra un aniversario más de Camiri, ciudad del sudeste boliviano fundada el 12 de julio de 1935, que se puede usar de pretexto tan noble fecha como punto de partida para pensar en cómo las imágenes en movimiento son generadoras de identidad local. El ejercicio de verse en una pantalla, como un reflejo en el espejo, permite que se reconozcan los más íntimos gestos de una sociedad, es de este modo que incluso puede verse el maquillaje, aquél que intenta ocultar los rasgos más auténticos de esta identidad que existe aún cuando se intente disfrazar.
En el escenario actual del Estado Plurinacional, en el que se deben consolidar las autonomías en sus diferentes gobiernos, uno de los trabajos con mayor impacto para reflexionar sobre lo que los pueblos son, y así perfilar sus anhelos desde sus propias aspiraciones, es sin duda el audiovisual. Por esto mismo es urgente que, a cada una de las iniciativas que surjan, se les brinde todo el apoyo. No es justificativo hablar de falta de fondos o de espacios de exhibición, o de mala distribución, es el momento de empezar a filmar y reflexionar desde las imágenes en movimiento sobre lo que somos y qué queremos ser como sociedad, o como individuos, sólo de esta manera habremos contribuido en la labor de hacer visible las particularidades de lo local en función de un fenómeno regional.
Si bien se avanzó hacia la profundización de los procesos autonómicos en el orden del Estado Plurinacional, en paralelo se siguen construyendo lazos regionales que incluso son supranacionales, el caso del Chaco suramericano es ejemplar, en este sentido, si bien se debe insistir en lo local, es también importante pensar en lo regional internacional, aquí las fronteras son ficticias y eso lo descubrimos cuando volvemos al espejo y vemos en nosotros aquello que ya hemos visto en otros, que además de vecinos son hermanos.

* Crítico de cine