Minirrelatos del libro Por palabra concebida

Sandra Concepción Velasco* 

Oirás orar a Rosario 

Ella toma su rosario.
Es su momento feliz.
Las beatas se enorgullecen de un alma devota.
Ella no reza, busca la paz de una iglesia para recordar los besos de su amado.

Enredada 
Josefa no podía escribir porque tenía un nudo atravesado en la garganta, decidió tomar un ovillo y con destreza contar su historia, la lana vestiría la desnudez de su alma, los palillos serían los soldados fieles para la cruzada que se disputaba entre un pasado que estaba adelante y un futuro que estaba atrás. 

Deseos
La princesa vivía soñando que un día remoto su príncipe sapo cambiaría.
El sapo rezaba al Dios de la laguna para que su princesa se mantenga guapa y encantadora hasta el final de sus días.

Luna
Niña Luna teje con garabatá su historia, no conoce los símbolos de los mestizos, ella aprendió los colores con las plumas de las parabas y la sonrisa del arcoíris. Sus manos hábiles narran la historia de su pueblo, su boca es muda mientras trabaja, pero su alma habla el idioma de los antiguos dioses. 
Luna mira orgullosa su trabajo, tendrá que venderlo por unas monedas, pero mientras sus manos hilen, ella teje la historia de su pueblo y sus ancestros. 
Tal vez hilvana entre las constelaciones de los tiempos venideros, el universo es una rueda infinita. 
Tal vez está entrelazando los hilos de tu destino. 

*Escritora y artista paceña

Sandra Concepción Velasco radica en Santa Cruz de la Sierra desde su infancia. Fue seleccionada para publicar en la Antología Iberoamericana de Microcuento junto a  82 autores de 17 países, en 2017. Ese año también publicó sus relatos de microficción en la revista peruana Plesiosaurio y la revista argentina Tardes Amarillas. 
Publicó su libro Por palabra concebida en abril de 2018.