La cueca, ritmo que integra al país en música y danza

La poética, el ritmo y el enamoramiento son las características de este baile que tiene sus expresiones particulares en las distintas regiones del país. El pañuelo se encarga de hacer las “señitas”. 

 

Jackeline Rojas Heredia 
 

Diversa, cultural y plurilingüe es Bolivia. Si bien cada departamento, región y comunidad tiene su propia expresión, existe una danza y un ritmo similar que une a todo el país: la cueca. 
Los bolivianos que radican en otras naciones lo saben, la sienten, les surge un ambiente especial cuando escuchan o cuando alguien interpreta Viva mi patria Bolivia, considerada el segundo himno del país.
El cantautor boliviano Willy Claure dedicó gran parte de su trabajo para que esta danza sea reconocida patrimonio en todos los departamentos. 
Sus gestiones, con el apoyo de otros artistas, propiciaron la promulgación de la Ley 764, de noviembre de 2015, que declara Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado Plurinacional de Bolivia a la Cueca Boliviana y fija que el primer domingo de octubre se organice en todos los departamentos y municipios del país una actividad que resalte su valor cultural.
Puede que el país no sea la cuna, (que básicamente es un cortejo de pareja), pero es aquí y en cada departamento que la expresión se nutre con características y expresiones propias. Es el ritmo más democrático, sobre todo en América del Sur, ya que se baila en Chile, Perú, Ecuador y quizá en otros países. 
En Bolivia, se la interpreta casi desde la creación de la República en los departamentos de Potosí, La Paz, Cochabamba, Tarija, Chuquisaca y Oruro, y en la última década se está consolidando en el oriente, que integra a Santa cruz, Pando y Beni con composiciones de autores bolivianos, como Jorge Suárez, Óscar Barbery, Ana María Ramos, Linnett Acebey y el propio Claure, que dieron como resultado la grabación ‘Cuecas orientales bolivianas’. 
“Impulsar este género en el oriente tiene un fin integrador. En nuestro propio país no debe haber fronteras para nuestra música. Tenemos muy buenos compositores. Por ejemplo, si el orureño Gilberto Rojas compone taquiraris, por qué no pueden los artistas cruceños, benianos y pandinos crear cuecas. De hecho, están Luciano Cardona, Barbery, Suárez, entre otros”, explicó Willy Claure.
El cantautor y la también artista Estela Rivera Eíd llevan adelante lo que se denominó Fundación Cultural Cueca Boliviana, que tiene el objetivo de promover investigaciones, composiciones y la recuperación de aquellas melodías antiguas cuya letra profunda aún conmueve.
La fundación organiza concursos, brinda orientación sobre las características en otros departamentos y coordina con la Alcaldía del municipio de Sacaba, en Cochabamba, la creación de un museo, proyecto que albergará no sólo las expresiones que se dan en el país, sino fuera de las fronteras, las diferencias que existen entre una cueca paceña y la interpretación de una marinera peruana, por ejemplo.
Estas actividades están enmarcadas en la promoción y salvaguarda de todo lo que hace al país rico en variedad de ritmos, danzas y vestimenta. 
Y al celebrarse un aniversario más de la patria, invitamos a todos a sacar sus pañuelos blancos y bailar ¡Viva mi patria Bolivia!

El huayño es el condimento especial en la cueca boliviana que la distingue del resto.