Bolivia reunía todas las condiciones para ser un país independiente

Foto: Melina Valencia
En esta sala de la Casa de la Libertad, en la ciudad de Sucre, sesionó hace 193 años la Asamblea que creó la República de Bolivia.

Fernando del Carpio Z.

Han transcurrido 193 años de la declaración del acta de la independencia, documento que puso fin al dominio español y que proclamó la República de Bolivia. Pero ¿por qué y para qué nació Bolivia?

El historiador Fernando Cajías prefirió hablar sólo de por qué nació Bolivia, y en ese marco explicó que nació el 6 de agosto de 1825 como una República independiente, pero el proceso de su formación comenzó mucho antes, es heredera de la Audiencia de Charcas, que lo fue del Collasuyo y del mundo guaraní y mojeño, y en la coyuntura después de la Guerra de la Independencia nació con base en los territorios intermedios.

Cajías considera que Bolivia pudo haber pertenecido al Virreinato de la Plata, con su capital Buenos Aires, o al Virreinato del Perú, del cual fue parte durante varios siglos.

“Pero ¿por qué los diputados de la Asamblea Constituyente votaron por ser una República autónoma? Porque el mineral de Potosí se iba a España vía Buenos Aires o vía Lima”, afirma el historiador y docente universitario.

También está el hecho de que Bolivia servía de punto de equilibrio para que ningún Estado sea más poderoso que el otro, por ello tanto peruanos como argentinos aceptaron que Bolivia sea autónoma.

“Perú mantuvo mucho su reclamo; ya con la Batalla de Ingavi quedó claro que Bolivia no quería pertenecer al Perú, es una de las razones, y la otra es que Bolivia servía como una especie de tapón de equilibrio”, apunta Cajías.

Falta unidad

El historiador tarijeño Roberto Ávila señala que Bolivia se independizó porque quería tener soberanía, una administración propia y sentirse plenamente soberana.

“Lamentablemente en el período republicano, y ahora en el Plurinacional, nunca hemos podido lograr una unidad total. Resulta que muchos de los realistas que lucharon junto con (los independentistas) se introdujeron en la política y llegaron inclusive a ser presidentes, hablamos de Ballivián y de otros personajes que se quedaron con la nueva República y siguieron en la política”, aseveró.

Pese al tiempo transcurrido, estamos un poco divididos, llámese oriente u occidente a nivel regional, y no estamos pudiendo demostrar una verdadera soberanía y unidad como país.

Ávila cree que el sentimiento bolivianista existe, pero hay grupos que confunden eso con la nación a la que pertenecen.
“Para reconocer que somos diversos se requiere apertura, tolerancia, respetarnos entre todos para poder convivir y unir a Bolivia”, añadió el historiador tarijeño.

“Un país propio”

Luis Oporto Ordóñez, director de la Biblioteca y Archivo Histórico de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), sostiene que las razones que llevaron a crear Bolivia se enmarcan en un proyecto de la clase dominante de esa época (criollos), que anhelaba un país propio, desmarcado del Perú y de la Argentina, sobre el vasto territorio de la Audiencia de Charcas.

Oporto advierte que había dos problemas fundamentales, la unión histórica con el Perú, la creación del Virreinato hasta 1812, y desde 1776 hasta 1812 la unión con el Virreinato de la Plata (Buenos Aires).

Indica que entonces no había un plan para la creación de una República nueva por parte de Bolívar y San Martín. La disputa estaba en la Audiencia de Charcas, lo que fue la motivación de los criollos de Olañeta fundamentalmente para plantear un golpe audaz de crear una República independiente y logran el favor de Sucre, que contraviniendo las órdenes expresas de Bolívar convoca a un congreso de representantes del Perú, que se reúne los primeros días de julio en Sucre y llevan adelante sesiones que eclosionan en la creación de la República de Bolívar.

Bolívar, señala Oporto, no estaba de acuerdo y emite un decreto en Arequipa, en el que indica que la decisión final debe asumirla el Congreso del Perú, lo que motivó un arduo debate.

“La creación de Bolivia fue una decisión legítima de los criollos que querían controlar ese territorio a su favor. Esto no quiere decir que hayan anhelado la independencia para todos los bolivianos; de hecho, el país que ellos soñaban era uno que segrega a las masas indígenas, no las incorpora. La Constitución de 1826 que consolida la creación de Bolivia va a considerar a los indígenas como bolivianos, pero sin derechos civiles, ése es el país que ellos crearon, uno que les permitiera prolongarse como clase privilegiada. No olvidemos que los criollos son hijos de los españoles. No cambia la estructura social del país, mantienen la segregación racial”, refiere el historiador. 

Oporto dice que el ideal de los criollos de la época fue construir un nuevo país. Como conocían la riqueza de Bolivia, sabían que había que desarrollar la industria; vislumbraron un país fuerte y poderoso, y pretendieron impulsar ese ideal.

Incorporan a los artesanos, pero el requisito era que supieran leer y escribir, y que además tengan un ingreso económico que los califique como ciudadanos, y los indígenas no cumplían con esa condición.

Los indígenas, protagonistas indiscutibles de la historia

El derecho de ciudadanía de la nación indígena se consiguió luego de grandes hechos sociales, no fue una concesión gratuita. Los indígenas eran poseedores de las tierras más fértiles de la Real Audiencia de Charcas, y los criollos se convirtieron en clase latifundista y trataron de expropiar esas tierras, lo que provocó una serie de masacres que se prolongaron hasta el siglo XX, refiere el historiador Luis Oporto Ordóñez.

De forma paulatina, explica, los indígenas van recuperando sus derechos sociales y para comprender ese hecho se debe analizar la convención de 1938, que sancionó una Constitución incluyente y socialista, que reconoció la economía indígena campesina, y sobre la base de ésta se preparó el Congreso de 1945, pero un gran hecho se registró en 1952, cuando las masas campesinas, en franca rebelión, empezaron a apoderarse de las grandes haciendas, latifundios, en la parte occidental y en el valle, bajo la consigna de que “la tierra es de quien la trabaja”, y el Estado se ve obligado a sancionar el decreto ley de Reforma Agraria. Ese mismo año, el MNR decreta el sufragio universal.

Pero el derecho pleno de los indígenas, afirma Oporto, se verifica con la Constitución Política del Estado vigente desde el 7 de febrero de 2009, que garantiza todos sus derechos civiles, políticos, sociales y económicos.

La sociedad colonial permaneció durante el período republicano 

El escritor cochabambino Ramón Rocha Monroy, autor de El run run de la calavera y de Potosí 1500, entre otras obras, tiene una mirada distinta a la de los historiadores sobre  por qué y para qué nació Bolivia. Éstas son partes salientes de su respuesta:

Luego de la independencia, hubo centenares de héroes anónimos, como José Santos Vargas, Eusebio Lira, Juana Azurduy, Vicente Camargo, El Curitu Rojas, Pío Hermosa y tantos otros que prefirieron recogerse a sus parcelas y empadronarse como originarios porque no asistieron a la fundación de la República. Hay por ahí una carta de Juana Azurduy a Manuela Sáenz que habla de ese drama. O sea que la sociedad colonial permaneció durante la República, pese a los esfuerzos de Sucre por crear una nueva República, hacer la primera reforma educativa con Simón Rodríguez y tratar de suprimir el tributo indigenal, cosa que no pudo. Andrés de Santa Cruz restauró la sociedad colonial, incluso después de la reforma agraria.

En suma, la fundación de la República es la voluntad de una casta política que antes fue realista, porque prosiguió el despojo de tierras a los pueblos originarios, se les negaron derechos políticos y civiles a esa gran mayoría de originarios y un presidente podía ser elegido con bastante menos de cien mil votos.

Contexto

  • La población indígena vinculada a las haciendas fue activa combatiente en la Guerra de la Independencia.
  • El 21 de julio de 1952, el gobierno del MNR implementó el voto universal y otorgó el derecho a voto a analfabetos, indígenas y mujeres.
  • Evo Morales, líder indiscutible del MAS-IPSP, es el primer presidente indígena de Bolivia.
  • Asumió el 22 de enero de 2006: Morales es el jefe de Estado con más tiempo continuo en el país. Se apresta a ir a la repostulación en las elecciones generales de 2019.