[Opinión] Demanda interna continúa impulsando el crecimiento

Willy Franz Acarapi Sullca

El Ministerio de Economía y Finanzas Públicas dio a conocer el informe de crecimiento de la economía de Bolivia al primer trimestre de este año, que alcanzó el 4,4%. Según los datos, la demanda interna registró una incidencia de 3,3%, superior a la de las exportaciones, que llegó a 1,2%, lo que demuestra que —al igual que en años anteriores— el consumo interno continúa como el principal motor de desarrollo nacional.

Sin embargo, se debe destacar que la demanda externa, o exportaciones, registró en el primer trimestre una importante reactivación porque en el mismo período de 2017 mostró un comportamiento negativo de 3,9%, casi similar a 2015 (3,2%) y 2014 (3,7%). Dicha recuperación se debe fundamentalmente al incremento del precio del barril de petróleo, que en los últimos meses bordeó los $us 70, lo que incidió en las exportaciones de gas natural a Brasil y Argentina, y la mejora de ingresos económicos para el país.

El Modelo Económico Social Comunitario y Productivo, vigente desde 2006, establece como principal factor del crecimiento la demanda interna mediante mecanismos en los que el Estado tiene una fuerte participación a través de la inversión pública y la redistribución de los ingresos.

El Ministerio de Economía señala que el dinamismo de la demanda interna se ve reflejado en un mayor consumo de la población y dentro de éste existen indicadores microeconómicos vinculados al gasto de las familias bolivianas. En ese marco, la facturación de los supermercados y restaurantes sólo en 2017 alcanzó a $us 1.322 millones, cuando en 2005 apenas llegaba a $us 138 millones, lo que quiere decir que entre ambos períodos se registró un incremento de 859%. El consumo de electricidad también aumentó en 2,5%.