El racismo entra y patea feo

El brasileño Serginho, de Wilstermann, denunció que recibió insultos.
APG

La Paz / Cambio
Las expresiones de racismo y discriminación entran en el fútbol boliviano con escándalos y corre el peligro de que se queden y crezcan.
En el partido Destroyers vs. Wilstermann del sábado 4 en Santa Cruz, el brasileño Serginho se quejó de que el boliviano Erwin Melgar le insultó, que le dijo “mono” y “macaco” por su color de piel.
Melgar se negó y más bien dijo que Serginho le llamó “indio” y “boliviano de m...”.
A propósito del brasileño, el DT de Blooming, Erwin Sánchez, recordó que en un cotejo anterior éste le había proferido también ese insulto.
Ese día Sánchez, al finalizar el juego, corrió detrás de Serginho con la intención de encararlo personalmente, pero fue detenido por sus asistentes.
Hasta ahora no se conoce una denuncia formal en la justicia por racismo y discriminación, pese a que en Bolivia ya existe una ley que sanciona estas expresiones.

OTRAS REACCIONES
Pero así como surgieron quejas y reclamos de agresiones, algunos exjugadores y hoy técnicos minimizaron las mismas, señalaron que antes las cosas que se decían en cancha “se quedaban ahí”.
“Antes los jugadores nos decíamos de todo, ahora son muy susceptibles todos, algunos me parece que quieren publicidad, no sé por qué tanto lío que a uno le digan enano, gordo, flaco. Antes era diferente, la cuestión cambia cuando es dicha con maldad, con mala intención, pero en el fútbol es normal o al menos lo era, y saliendo de la cancha no pasaba nada”, declaró Víctor Hugo Antelo, DT de Guabirá.
Eduardo Villegas, entrenador de San José, dijo: “Hoy es una niñería total, son mariconadas. Antes, en la cancha nos decíamos lo que queríamos, desde hijo de tal hasta lo que tú quieras, podías decir alto, negro, feo... Pero algo era cierto, lo que pasaba dentro de la cancha se quedaba ahí”.
Uber Acosta expresó: “Sí, nos decíamos de todo. Lo que pasa es que un profesional tiene que abocarse a lo suyo y no justificar una mala actuación con ‘dijo esto’ o ‘me dijo esto’. El fútbol es lindo y si te convocan a jugar es porque eres bueno, nada más”.
Pero los tres coincidieron en que la ofensa no era aceptable.

--

Romero pide sanciones drásticas

El presidente de Sport Boys, Carlos Romero, opina que estas expresiones de racismo y discriminación tienen que erradicarse en Bolivia y que su club pedirá que se apliquen las sanciones más drásticas.
Según el dirigente, también Ministro de Gobierno, el fútbol es un deporte que integra a los pueblos y es el que más moviliza a las masas, “y uno de los ejemplos” fue el reciente Mundial de Rusia 2018.
Destacó que países que antes ejercían políticas racistas y discriminatorias hoy “han acogido a gente inmigrante de otros lugares y gracias a esos ‘refuerzos’ (los hijos de inmigrantes) alcanzaron éxitos importantes”.
Dio como ejemplo a Francia, que con una generación joven y en su mayoría de raza negra, mostró un fútbol brillante y ganó el Mundial de Rusia con un excelente nivel.
También se refirió a Alemania, que tiene jugadores de gran talento, como Mesut Özil (de origen turco) y Jérome Boateng (de origen ghanés), que mostraron talento en Rusia.
Romero considera que los tiempos son distintos, hoy la humanidad rechaza el racismo y la discriminación porque está empezando a aceptar que todos somos iguales.
Finalmente, expresó su rechazo a los brotes de racismo que están surgiendo en el actual torneo de fútbol.