CIJ trazó en 2015 ruta de la sentencia final sobre la demanda marítima

Foto: Archivo
La Corte Internacional de Justicia, presidida por el somalí Abdulqawi Ahmed Yusuf, comunicó que el 1 de octubre hará conocer su fallo sobre el caso Obligación de negociar un acceso al océano Pacífico.

Fernando del Carpio Z.

El jueves 24 de septiembre de 2015, el pueblo boliviano celebró la decisión de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de rechazar la objeción presentada por Chile y declararse competente para conocer la demanda marítima, que fue presentada el 24 de abril de 2013.

“Lo que pasó hoy en La Haya será inolvidable para el pueblo boliviano; es el primer paso que dimos”, expresó ese día el presidente Evo Morales, quien resaltó que la unidad es fundamental para lograr nuestros objetivos.

Ese dictamen posibilitó que el proceso continúe, que se ingrese al fondo de la causa y que el 1 de octubre se conozca la sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), desde las 09.00, como lo comunicó a los agentes Eduardo Rodríguez Veltzé, de Bolivia y Claudio Grossman, de Chile, el miércoles 12 de septiembre.

En torno a todos estos hechos, la principal autoridad de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar), Emerson Calderón, dijo a Democracia Directa que el fallo dictado hace tres años por la Corte es histórico para los intereses nacionales y la política exterior.

Fundamentó esa posición en que no solamente se rechazó la excepción de competencia presentada por Chile con respecto a la demanda marítima con un voto abrumador de 14 contra dos.

“Sino porque en la parte considerativa, la Corte, tomando en cuenta los argumentos históricos y jurídicos, determinó primero que Bolivia nació con mar y producto de una ocupación militar sin declaratoria de guerra perdió su acceso soberano, y que el Tratado de 1904 no ha resuelto el asunto pendiente, sobre el cual la Corte asume competencia relativa a la posible existencia de una obligación de negociar por parte de Chile a favor de Bolivia este acceso soberano al mar, en virtud de una serie de manifestaciones, declaraciones diplomáticas y acuerdos emitidos por sus más altas autoridades”, argumentó.

Para Calderón, el fallo se constituyó en una victoria parcial y preliminar que ha conseguido el Estado Plurinacional fundamentalmente porque logró que la Corte disponga que existe un asunto pendiente sobre el cual se tiene que pronunciar y que versa sobre el acceso soberano al mar.

“Esta instancia determinó en su fallo que el objetivo de controversia es determinar si existe o no esta obligación de negociar el acceso soberano a favor de Bolivia y si a la fecha ésta se incumplió, de tal manera que consideramos que la Corte determinó el objeto de la controversia al haber asumido la competencia, y en el transcurso del juicio, Bolivia complementó las pruebas para demostrar la existencia de esta obligación”, explicó.

Ahí están, señaló Calderón, la construcción y redacción de argumentos jurídicos, escritos y exposiciones orales coherentes que tienen fundamento en el derecho y la jurisprudencia internacional, y “todos estos elementos generaron la convicción necesaria para que la Corte se pronuncie a nuestro favor y con ello abrirse la oportunidad de un escenario que permita a las partes tener un reencuentro e iniciar el diálogo y la negociación sobre la demanda marítima”.

Dos temas

El excanciller Javier Murillo rescata dos temas fundamentales del fallo de la Corte en 2015: primero, sostiene que no todas las cuestiones territoriales con Bolivia fueron resueltas en el Tratado de 1904 y que hay una cuestión pendiente sin resolver. El segundo es que cuando dice que no puede predeterminar el resultado final de las negociaciones, está aludiendo a que éstas existirán, porque de lo contrario hubiera dicho que en esa etapa del proceso no puede predeterminar si existirían o no tales negociaciones.

“Esos son los dos elementos fundamentales que hay que rescatar y que son altamente positivos para el proceso de la demanda. Yo creo que los jueces tienen que ser consecuentes y no pueden retroceder de esas dos definiciones que ya han asumido en esa parte importante del proceso, y van a ser rescatados en el fallo final”, añadió Murillo.

Fruto del trabajo

El presidente de la Cámara de Senadores, Milton Barón (MAS-IPSP), también valora el dictamen de hace tres años porque permitió avanzar y llegar hasta el 1 de octubre, cuando la Corte dictará su fallo respecto al fondo de la demanda.

“Con mucho optimismo, fe, esperanza y serenidad esperamos el fin de este proceso, sabemos que de nuestro lado está la historia, el derecho, confiamos en la solidez de nuestros argumentos en los alegatos y en la memoria escrita, por lo tanto esperamos que la Corte saque un fallo acorde con el derecho internacional”, apuntó.

Para el primer vicepresidente de la Cámara de Diputados, Lino Cárdenas (MAS-IPSP), fue la victoria más importante porque por primera vez una instancia imparcial y jurisdiccional ha dicho que es competente para conocer un tema tan importante para los bolivianos y que Chile permanentemente se negó a tratar.

Esto significa, según el legislador, que podemos obtener un fallo favorable. Destacó el trabajo que desarrollaron los abogados nacionales e internacionales en los alegatos orales y que permiten esperar un resultado favorable el 1 de octubre.

El senador potosino René Joaquino (MAS-IPPS) opina que en 2015 Bolivia recibió una muy buena noticia.

“Ahora se dictará sentencia, tenemos esperanza porque se ha hecho el mayor esfuerzo desde el Estado para presentar la documentación existente”, apuntó.

El fallo, según Joaquino, encuentra muy unidos a los bolivianos y bolivianas, con la firme convicción de retornar al océano Pacífico, y ojalá “la sentencia fije los elementos y lineamientos básicos como para encontrar una solución definitiva”.

Exigió a Chile cumplir con el futuro dictamen de la Corte “y marcar una nueva época, y bajo nuevos paradigmas encontrar una solución” a los temas pendientes.

El Tratado de 1904 no se toca, no está en discusión

El Tratado de 1904 no se encuentra en discusión o debate en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), coincidieron en manifestar, por separado, el director de Diremar, Emerson Calderón, y el excanciller Javier Murillo después de que el presidente chileno, Sebastián Piñera, escribió en su cuenta de Twitter: “Los países honorables honran los tratados que firman”.

Bolivia ha sido clara cuando interpuso su demanda en ese alto tribunal, “los compromisos que asumió Santiago para negociar con La Paz se hallan al margen y de manera independiente a lo dispuesto en el Tratado de 1904; Bolivia respeta y lo cumple aunque lo considera injusto”, subrayó Calderón.

Por esa razón, indicó que el país exige que La Moneda cumpla sus compromisos de negociar con el Estado Plurinacional un acceso soberano al mar, y ambos países se encuentran hoy ante un enorme desafío.

“La Corte nos dará la oportunidad de reencontrarnos y construir una agenda que supere los temas divergentes y conflictivos del pasado, y que más bien se elabore una agenda bilateral altamente constructiva, provechosa, asociativa y cooperativa para ambos pueblos”, expresó el titular de Diremar.

El excanciller Murillo subraya que nadie planteó modificar, desconocer, abandonar o denunciar el Tratado de 1904. “Creo que el presidente Piñera no está leyendo con cuidado todos los documentos del proceso”, añadió.

Bolivia, según la exautoridad, no toca nada que esté referido al Tratado de 1904, sino a los compromisos asumidos en distintas oportunidades por gobiernos chilenos para negociar un acceso soberano al océano Pacífico.

¿Para qué fallo se alista Chile?

Chile socializa a nivel político una minuta de 12 puntos, en la que afirma que “promoverá la paz sobre la base del derecho y el respeto a los tratados”, ante el dictamen de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) del 1 de octubre.

Para el titular de Diremar, Emerson Calderón, “cada país es libre e independiente de adoptar las modalidades que considere pertinentes para ver cómo afrontará el fallo”.

“A nosotros nos interesa cómo Bolivia se está organizando para esperar este fallo histórico, que consideramos será favorable, y en el país hemos tomado las medidas que sean necesarias”, expresó.

Calderón aseguró que todo lo que ha hecho el país hasta el momento no fue improvisado, sino que formó parte de una estrategia integral que ha contemplado todos los intereses y aristas del problema, “así que estamos optimistas y confiados en esta etapa final”.

El presidente Evo Morales se reunió el 17 de septiembre con los expresidentes y excancilleres, y los movimientos sociales anuncian vigilias para esperar la lectura del dictamen, el lunes 1 de octubre, a las 09.00.