“La Corte dijo que los argumentos del país eran contundentes”

Foto: Gonzalo Jallasi
David Choquehuanca, canciller durante 11 años (22 de enero de 2006-23 de enero de 2017).

Cambio

Entrevista: David Choquehuanca Céspedes (Secretario general del ALBA y excanciller)

Una gran parte de la construcción de la demanda planteada por Bolivia en contra de Chile en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), el 24 de abril de 2013, fue llevada adelante por David Choquehuanca, quien estuvo al frente de la Cancillería desde enero de 2005 hasta enero de 2017 y ahora ocupa el cargo de secretario general de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Choquehuanca, en diálogo con Democracia Directa, recapitula unos pasajes de ese proceso y de la victoria inicial que logró el país en 2015, cuando la CIJ se declaró competente para conocer la demanda boliviana.

Excanciller, usted fue uno de los protagonistas de la presentación de la demanda marítima en la Corte, ¿cómo vivió todo ese proceso?
Nos ha tocado estar en esta etapa de nuestra historia y asumir alguna responsabilidad. El 24 de abril es una fecha importante para el país, es trascendental porque uno de los temas más importantes para todos los bolivianos en política internacional es el tema marítimo, porque no vamos a renunciar hasta retornar a las costas del océano Pacífico. Se ha cometido una injusticia en nuestra región con la invasión de Chile por intereses foráneos, ajenos de nuestros pueblos. Nuestros pueblos quieren hermandad, buena vecindad, paz, pero hay intereses ajenos, muchas veces nuestras autoridades están al servicio de estos intereses. Chile ha manifestado que con Bolivia no tiene ningún tema pendiente, que todo ha sido resuelto y ha desplazado a sus expresidentes, excancilleres, autoridades y parlamentarios al mundo para que expliquen esa posición. Nosotros decimos que con Chile hay varios temas pendientes, no sólo es el tema marítimo, es el libre tránsito, el incumplimiento del Tratado de 1904; es el Lauca, hubo en 1962 un desvío unilateral, por eso se rompieron las relaciones con Chile. El Lauca es un río internacional y se lo están llevando 2.000 litros cada segundo desde 1962. Otro tema que tenemos que resolver es el Silala. Si no hay temas pendientes, ¿por qué ellos llevan a la Corte de La Haya este tema? La Agenda de 13 puntos se acordó (en 2006) con la presidenta Michelle Bachelet, después Sebastián Piñera retoma y avanzamos, y dice que en la próxima y en las sucesivas reuniones tenemos que empezar a redactar propuestas concretas, útiles y factibles para resolver y encontrar una solución definitiva, está firmada por autoridades de Chile y Bolivia, y no pueden tapar con un dedo el sol a pesar de haber realizado una campaña millonaria en todo el mundo.

En 2011, el presidente Evo Morales toma una decisión con coraje y la lleva a la Corte, y Chile dice que no tiene competencia, y eso demoró unos meses, pero el 24 de septiembre de 2015 se declara competente. Son 16 jueces, 14 de manera explícita votan por declararse competentes y dos optan por ver la excepción en el fondo del asunto, pero igual se declaran competentes, y todos los argumentos de Chile caen al suelo.

¿Qué significó para Bolivia que la Corte se declare competente y rechace la objeción chilena?
Significa que nosotros tenemos razón, que no sólo nosotros sabemos, Chile sabe, la comunidad internacional sabe. La Corte nos da la razón y ese día (24 de septiembre de 2015) empieza una nueva etapa, la presentación de las memorias, las audiencias orales, en las que Bolivia muestra estabilidad, profesionalismo, unidad, liderazgo y razón.

¿Qué aspectos destaca de la sentencia?
Todos nuestros argumentos están basados en la verdad y no han sido resueltos. La Organización de los Estados Americanos (OEA) sacó una resolución (en 1979), en la que nos dice resuelvan este tema pendiente y la solución tiene que ser sin compensación territorial. Con la sentencia de la Corte significa que los argumentos de Bolivia eran contundentes y que los de Chile no tenían razón de ser.

Ese dictamen fue considerado como una victoria, y cuando estamos a días de que se conozca el fallo, ¿qué cree que pueda decidir la Corte?
Pienso que la Corte nos dará la razón porque está para ayudar a resolver las controversias, y nosotros hemos dicho queremos que Chile cumpla sus compromisos, queremos sentarnos de buena fe y mediante el diálogo y la negociación lograr una salida soberana al mar.

En reiteradas ocasiones, Bolivia indicó que el Tratado de 1904 no es parte de la demanda, y Chile no deja de expresar su estricto cumplimiento, ¿en ese sentido qué debemos esperar después de que se conozca el fallo?
No se ha demandado el Tratado de 1904. La Corte misma ha dicho que es otro tema y por eso se ha declarado competente. No sé, los chilenos tienen que entrar en razón, y nosotros tenemos que ser positivos, esperar con esperanza, confiar en el diálogo, confiamos en la Corte y que se hará justicia.

¿Es conveniente que el dictamen de la Corte establezca un plazo para que Bolivia y Chile lleguen a un acuerdo?
Nosotros siempre hemos estado abiertos al diálogo, por eso fuimos a la Corte para que este tema se resuelva de buena fe, hasta alcanzar una solución que permita construir una buena vecindad, hermandad; el pueblo chileno quiere eso, nosotros también, la región igual, porque declaró este tema de interés permanente. No nos adelantemos al contenido del fallo, no sabemos qué dirá, pero el fallo de la Corte es de cumplimiento obligatorio.

¿Cuál debería ser el papel de los organismos internacionales, como la propia ALBA? 
Ayudar a que este fallo se cumpla porque es de cumplimiento obligatorio.

¿Cómo debemos esperar los bolivianos y bolivianas el dictamen del 1 de octubre?
Optimistas, unidos, como un solo equipo. Lo expresaron los expresidentes a pesar de sus diferencias, en este tema estamos unidos, como un solo equipo, eso es importante. El presidente Morales hasta en esto tiene mucha fuerza, su liderazgo es importante. Fue una reunión muy constructiva, siempre mostramos unidad.