En torno a la obra de Teresa Gisbert y José de Mesa

Las obras de Mesa-Gisbert publicadas en las décadas de 1950 y 1960 constituyen los primeros registros sistemáticos del patrimonio cultural.

Cambio

El pasado viernes se presentó en el Museo Nacional de Arte el libro  Notas para una historiografía del arte en Bolivia: la obra de Teresa Gisbert y José de Mesa, del investigador Reynaldo Javier González. La obra, editada por el programa Letras de Nuevo Tiempo de la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia (FCBCB), es un estudio sobre las importantes contribuciones de los autores paceños a la historia del arte en Bolivia e incluye un catálogo de su producción intelectual conformado por medio centenar de libros y más de 350 estudios publicados en países como Argentina, Bolivia,  España, EEUU, México y  Venezuela.   

La investigación realiza una aproximación a los trabajos de Gisbert y Mesa publicados entre 1950 y 2016, deteniéndose en algunas de sus obras más importantes como Holguín y la pintura virreinal en Bolivia, Historia de la pintura cuzqueña, Arquitectura andina. Historia y análisis, Escultura virreinal en Bolivia e Historia del Arte en Bolivia, y en la obra en solitario de Gisbert, Iconografía y mitos indígenas en el arte, El paraíso de los pájaros parlantes, Arte textil y mundo andino (en colaboración con Silvia Arze y Martha Cajías) y Arte, Poder e Identidad. El estudio contempla además el contexto histórico e historiográfico de estos trabajos, presentando una síntesis de la historiografía hispanoamericana del arte virreinal y de la bibliografía artística producida en Bolivia desde inicios del siglo XX.  

“Si bien se reconoce la importancia de Gisbert y Mesa como los principales historiadores del arte en Bolivia, realmente su obra todavía no ha sido estudiada en su amplitud y complejidad desde los ámbitos académicos. Este estudio ha sido pensado como un homenaje a los autores, pero también como una presentación de su producción escrita y de la bibliografía de la historia del arte en Bolivia para alentar futuras investigaciones”, afirma el autor. 

La investigación de 156 páginas sostiene que Gisbert y Mesa iniciaron la disciplina de la historia del arte en Bolivia en tanto que sus estudios pueden ser considerados como los primeros de un carácter científico efectuados en el campo artístico local al estar respaldados por una metodología positivista, un análisis especializado en los campos de la historia y el arte, y sobre todo por un riguroso trabajo investigativo de campo y documental.  

Asimismo, evidencia que las obras de Mesa-Gisbert publicadas en las décadas de 1950 y 1960 constituyen los primeros registros sistemáticos del patrimonio cultural boliviano. “Los libros de los autores consignan cientos de obras y artistas que habían sido ignorados desde la fundación de la República hasta mediados del siglo XX, especialmente aquellos de las zonas rurales del altiplano, pero también dan cuenta de la verdadera importancia de obras que se conocían superficial y parcialmente como la pintura de Pérez de Holguín  o la arquitectura mestiza”,  explica González.

Mirada historiográfica

Además de estudiar la obra de Mesa-Gisbert, el libro presenta un panorama de los temas de los estudios internacionales del arte virreinal a mediados del siglo XX y de la producción intelectual de temática artística producida en Bolivia entre 1925 y 2017.  La revisión bibliográfica ensayada consigna 125 títulos y 84 autores. 

En el caso de los estudios internacionales sobre el arte boliviano, la obra se centra en las publicaciones de investigadores como Martín Noel (Argentina), Diego Angulo (España), Enrique Marco Dorta (España), Mario J. Buschiazzo (Argentina), Harold E. Wethey (EEUU) sobre la arquitectura virreinal erigida en Potosí, La Paz, Sucre y otras ciudades de la región tratando el tema del surgimiento de la noción de “estilo mestizo”.  

En el caso de Bolivia, el estudio ofrece un panorama general de las publicaciones de temática artística editadas en el país, consignando para esto ensayos firmados por intelectuales y literatos de la primera mitad del siglo XX, como Emilio Villanueva y Enrique Finot, y el surgimiento de los estudios especializados en la obra de investigadores y críticos de arte como Rigoberto Villarroel, José de Mesa y Teresa Gisbert,  Mario Chacón, Pedro Querejazu y Carlos Salazar Mostajo. También se revisa la labor de periodistas y críticos de la segunda mitad del siglo XX y las publicaciones de temática artística editadas en el siglo XXI.  

“La última investigación sobre el tema, Los estudios del arte en Bolivia, de Osvaldo Tapia Claure,  se publicó en 1962. Desde entonces han aparecido decenas de publicaciones que esta investigación ha intentado consignar sintéticamente para facilitar su acceso a personas interesadas en el estudio del arte boliviano”, explica el autor. 

El libro es producto de una investigación realizada por González entre 2016 y 2018 en archivos y bibliotecas locales y en publicaciones académicas disponibles en Internet.  Su realización se hizo de forma paralela a la elaboración de la tesis de maestría en Literatura Boliviana y Latinoamericana de la UMSA del autor sobre la historiografía artística y literaria de Bolivia.  La obra dialoga, además, con estudios paralelos elaborados por González, como el ensayo ganador del Premio Eduardo Abaroa 2016 Identidad nacional y mestizaje en la obra de Teresa Gisbert y José de Mesa ­—publicado en 2017 por el Ministerio de Culturas y Turismo­— y la historia de vida Teresa Gisbert, una vida entre caminos de tierra y libros, que será editada por el proyecto del Museo Nacional de Arte Tejiendo Historias: La memoria de mujeres que transformaron Bolivia.   

Notas para una historiografía del arte: La obra de Teresa Gisbert y José de Mesa fue seleccionada para su publicación en 2017 por un comité editorial de la FCBCB, conformado por el director de la Biblioteca y Archivo Nacionales de Bolivia, Máximo Pacheco; el poeta y editor Benjamín Chávez y el antropólogo de la Casa de la Libertad, Gabriel Salinas. El programa editorial Letras de Nuevo Tiempo de la FCBCB  tiene por objeto el fomento y la difusión de la producción escrita de nuevas generaciones de autores e investigadores.  

A partir de octubre, el libro estará disponible en las tiendas de los museos y centros culturales que administra la FCBCB: el Museo Nacional de Arte, Museo Nacional de Etnografía y Folklore, el Archivo y Biblioteca Nacionales de Bolivia y la Casa de la Libertad en Sucre, la Casa de la Moneda en Potosí y el Centro de la Cultura Plurinacional en Santa Cruz.  

La producción intelectual de Teresa y José     

Se inicia en 1950 y concluye con la obra en solitario de Gisbert, desarrollada entre 1980 y 2016, es decir, se extiende por un período de 66 años. En  ella se cuentan al menos 60 libros en la siguiente relación: 31 libros firmados por ambos autores, nueve escritos por Teresa Gisbert, tres firmados por José de Mesa, 18 elaborados en colaboración con otros autores. A estas publicaciones deben sumarse al menos 42 estudios publicados en obras colectivas o editados por otros investigadores, 100 estudios divulgados en revistas internacionales, 85 estudios para revistas bolivianas y 78 artículos difundidos en prensa.

José de Mesa y Teresa Gisbert publicaron juntos al menos 31 libros, entre los que se cuentan Holguín y la pintura virreinal en Bolivia, con dos ediciones; Historia de la pintura cuzqueña, con dos ediciones  —editada una en Buenos Aires y la otra en Lima—; Monumentos de Bolivia, con cuatro ediciones  —la tercera editada en México—; Arquitectura andina. Historia y análisis, con dos ediciones; y los tres tomos de Historia del arte en Bolivia, obra que será reeditada próximamente por la Biblioteca del Bicentenario. A estos títulos tenemos que añadir al menos 11 libros publicados en la primera, y acaso única, colección de libros de arte editada en nuestro país, La Biblioteca de Arte y Cultura Boliviana, publicada por el Estado entre 1961 y 1963. 

Con otros autores, Gisbert y Mesa publicaron al menos una decena de libros: con Humberto Vásquez Machicado publicaron en 1958 el libro Manual de historia de Bolivia, que fue reeditado en cuatro oportunidades; con el historiador español Santiago Sebastián publicaron en Barcelona los dos tomos de Arte iberoamericano desde la colonización hasta  la independencia, de la prestigiosa colección Summa Artis de la editorial Espasa Calpe; con Martha Cajías y Silvia Arze, Gisbert publicó Arte textil y mundo andino —obra ganadora del Gran Premio Iberoamericano Raúl Cortázar, otorgado por el gobierno argentino— en tres ediciones, la segunda editada en Buenos Aires. Con Carlos D. Mesa publicaron Historia de Bolivia, que desde su aparición en 1997 ha sido reeditada y actualizada en 10 oportunidades. 

En solitario, Teresa Gisbert publicó libros como Esquema de la literatura virreinal en Bolivia —de acuerdo con Joseph Barnadas, el primer estudio serio sobre la literatura boliviana de este período—,  Iconografía y mitos indígenas en el arte, con cuatro ediciones  —también será reeditada en los próximos años por la Biblioteca del Bicentenario—, El paraíso de los pájaros parlantes, con tres ediciones; Historia de la vivienda y los conjuntos urbanos en Bolivia, en dos ediciones (la segunda editada en México), y en 2016 Arte, poder e identidad. 

En solitario, José de Mesa publicó tres libros: América en la obra de Cervantes (1966), Glosario mínimo de términos de arquitectura virreinal, editado por la Unesco en Cusco (1978), Museo de la Catedral de La Paz (1981). Además, Mesa coordinó y editó libros como Cien años de arquitectura paceña 1870-1970 (1989), Arquitectura contemporánea en Bolivia: Libro de Oro: 1940 - 1990 (1997) y, junto a Peter MacFarren, Expresión de fe: Templos en Bolivia (1998).

Los estudios de Mesa y Gisbert publicados en trabajos colectivos y de otros autores llegan a la cantidad de 42.  Además de sus estudios especializados del arte y la historia del período virreinal, cabe mencionar entre éstos las aproximaciones críticas que elaboraron de las obras de artistas del siglo XX como María Luisa Pacheco, Alfredo La Placa,  Raúl Lara y Enrique Arnal, publicadas originalmente en revistas y periódicos, y reeditadas recientemente en libros dedicados a la obra de estos artistas.  También podemos señalar una síntesis muy completa de Gisbert sobre el desarrollo de la cultura boliviana en el siglo XX, publicada en el libro de Pedro Querejazu, Pintura Boliviana del Siglo XX. Estos trabajos breves evidencian que Gisbert y Mesa no sólo fueron los principales estudiosos del arte virreinal, sino también importantes historiadores y críticos del arte de su propio tiempo.

Los estudios especializados de Mesa y Gisbert publicados en revistas académicas internacionales de España, Argentina, Venezuela y EEUU llegan al centenar. Éstos se encuentran en su mayoría en publicaciones regulares de la Escuela de Estudios Hispanoamericanos de la Universidad de Sevilla, del Instituto de Arte Americano e Investigaciones  Estéticas de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Buenos Aires, y  del Centro de Investigaciones Históricas y Estéticas del Instituto de Arte Americano de la Universidad Central de Caracas.

También pueden encontrarse trabajos de los autores en publicaciones de universidades de EEUU, España y Japón. Este dato resulta relevante no sólo para la comprensión de la importancia de la obra de Gisbert y Mesa, sino también para las ciencias sociales bolivianas que muy difícilmente han tenido otros intelectuales de mayor proyección internacional.