Reanudan actividad agroproductiva a orillas del Poopó

Foto: Archivo
La siembra de alevines de pejerrey que se desarrolló en el lago Poopó.

Freddy Grover Choque C. / Cambio

Con el fin de mitigar los efectos del cambio climático y garantizar  la actividad productiva en comunidades de la región, la Gobernación de Oruro —en coordinación con el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT)— encara proyectos agrícolas, piscícolas y de canalización de afluentes. 

“Después de haber vivido una experiencia única con la casi desaparición del lago Poopó, como Gobierno departamental y nacional hemos encarado varios proyectos para salvaguardar y rescatar este patrimonio natural que tenemos los orureños”, dijo el gobernador Víctor Hugo Vásquez.

Expresó que a este trabajo se sumó la “gracia divina” y el apoyo de la Madre Tierra, porque las constantes precipitaciones pluviales registradas entre 2017 y 2018 aumentaron el nivel de esta reserva hídrica y se reactivó la actividad agrícola y ganadera en las comunidades aledañas.

Siembra de alevines 

Vásquez informó que en julio de este año se sembraron 100 mil alevines de pejerrey en el lago Poopó para generar recursos económicos en beneficio de las familias de 14 cooperativas pesqueras de esa región. 

La autoridad explicó que el Poopó tiene una vida cíclica, algunos años se seca y en otros se llena. Ese ciclo tiene entre 15,50 y 100 años, en referencia a la extrema sequía que sufrió ese acuífero en 2015.

Detalló que, en sus mejores tiempos, el lago llegó a cubrir una extensión de 4 mil kilómetros cuadrados como máximo registro; pero el promedio es de 2 mil kilómetros. “En este momento, el espejo del agua está sobre los 1.800 kilómetros cuadrados”, precisó.

Respecto a los beneficios de este proyecto, Vásquez enfatizó en que aún no se puede hablar de ello, tomando en cuenta que los alevines aún están en proceso de desarrollo y crecimiento, y que en los próximos meses (2019) se tendrán los primeros resultados.

Para contribuir al pleno desarrollo y potenciamiento de esta iniciativa, la Gobernación de Oruro —en coordinación con el Gobierno central— encaró la construcción de un dique de colas en el centro minero de Huanuni, de la provincia Pantaleón Dalence, para que las aguas provenientes del mineral no contaminen más al afluente como en el pasado, cuando afectaron a muchas especies de fauna y flora en la región del lago Poopó.

A esto se suma la apertura de un canal de agua entre los lagos Uru Uru y Poopó para garantizar agua (tanto para riego como para consumo) a las poblaciones aledañas.

Además se construyen sistemas de riego y se dota de forraje y semillas para que las familias retomen la actividad ganadera y agrícola.

“Nuestro objetivo es reactivar y potenciar el aparato productivo de la región y ofrecer a las familias mejores condiciones y comodidades de vida para que no abandonen la tierra que los vio nacer”, dijo Vásquez.

Se impulsa el sector pesquero

Los alevines de pejerrey demandaron una inversión de Bs 200 mil, que fueron financiados por la Gobernación, que aportó el 50% del monto total, y los municipios de Poopó, El Choro, Challapata, Huari y Toledo, que están situados alrededor del lago Poopó.

Con la siembra de los alevines se acelerará el repoblamiento del pejerrey en el lago, y se estima que dentro de 8 a 10 meses la pesca alcance a extraer unos 17 mil kilos de carne de pescado.