Fallo de la CIJ no frenará la demanda marítima de Bolivia

El ‘banderazo’ del 10 de marzo fue otra expresión de unidad del pueblo boliviano.
Foto: Cambio

Gonzalo Pérez Bejar  / Edición Impresa

Expresidentes, artistas, intelectuales, jefes de Estado y el papa Francisco apoyaron el diálogo para resolver el enclaustramiento de Bolivia, adverso por el fallo que emitió el lunes el Tribunal de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

El expresidente de Colombia y exsecretario general de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) Ernesto Samper escribió ayer en su cuenta de Twitter que el fallo de la CIJ no le quita al Estado Plurinacional la razón de una salida al mar.

“El hecho de que la Corte de La Haya le niegue a #Bolivia el derecho a negociar una salida al mar con #Chile no le quita razón al primero para insistir en salir de su condición mediterránea”, escribió el exjefe de Estado.

Añade que ambos países, que no tienen relaciones diplomáticas desde el siglo pasado, deben encontrar canales de solución pacíficos para resolver sus diferencias y el centenario diferendo.

El lunes, la CIJ estableció que Chile no tiene la obligación de negociar una salida soberana para Bolivia, que perdió una franja de costa de 400 kilómetros sobre el océano Pacífico después de la invasión chilena, el 14 de febrero de 1879.

Además de las expresiones de apoyo de Samper, están las efectuadas por destacados escritores e historiadores, como Robert Brockmann, quien lideró una corriente pública a través de las redes sociales, a la quese sumaron otros intelectuales que expresaron conceptos de unidad tras conocer la sentencia de la CIJ.

El primer vicepresidente de la Cámara de Diputados, Lino Cárdenas, que cuestionó las posiciones injerencistas que provienen de políticos y analistas del país trasandino, afirmó que los bolivianos no renunciarán a la demanda marítima porque está consagrada en el artículo 267 de la Constitución Política del Estado, que dice: “I. El Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescindible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo. “II La solución efectiva al diferendo marítimo a través de medios pacíficos y el ejercicio pleno de la soberanía sobre dicho territorio constituyen objetivos permanentes e irrenunciables del Estado boliviano”.

Declaró que como consecuencia del veredicto de la CIJ lo que se escuchó en los últimos días son versiones que no respetan la soberanía nacional y que expresan la “línea dura” de las élites chilenas que buscan todos los medios para dividir al país.

“Los bolivianos llevamos en lo más profundo de nuestro ser el tema de la reivindicación de aquellos territorios que fueron arrebatados y acceder al Pacífico con soberanía”, sostuvo.

Además, recordó que la demanda marítima es una política de Estado, por eso se logró que expresidentes y excancilleres, a pesar de las diferencias, coinciden en el objetivo final: el acceso al mar.

Para el asambleísta departamental Gustavo Torrico, el haber sentado en el estrado de la CIJ a Chile sirvió para desenmascarar la política que siempre tuvieron autoridades del país vecino, “tomarnos el pelo siempre” y no resolver algo que ellos impulsaron en varias oportunidades a lo largo de más de cien años y que fue parte fundamental de los argumentos que presentó Bolivia en el Tribunal con sede en La Haya.

En tanto que el jefe de bancada nacional del MAS-IPSP, David Ramos, afirmó que en reunión efectuada ayer se evaluó el dictamen que emitió el Tribunal de la CIJ sobre la demanda marítima, y en conclusión se identificaron tres elementos: primero, Bolivia nació a la vida independiente con una costa marítima; segundo, el Tratado de 1904 no resuelve estructuralmente el problema del enclaustramiento, y tercero, que el problema de Bolivia en su demanda no ha sido resuelto y se invoca para que ambos países continúen con el diálogo en busca de una solución pacífica.

Carlos Mesa

El expresidente Carlos Mesa, a través de un mensaje en su cuenta de YouTube, que duró poco más de 11 minutos, pidió el respeto a la sentencia de la CIJ, en sentido de que Santiago no tiene la obligación de negociar un acceso soberano al mar.

Hizo una descripción del fallo y concluyó que éste fue “conservador”, que tenía la oportunidad de dejar un precedente en la jurisprudencia internacional, pero que prefirió mantener los esquemas y no la mirada progresista.

“Podían emitir un fallo de trascendencia histórica y conceptual que hubiera sido un antecedente universal, pero no lo fue”, aseveró.

A pesar de la negativa a la propuesta nacional, el dictamen establece que “existe un tema pendiente que debe resolverse”. En ese marco, demandó que  se planteen “nuevos escenarios y una nueva mirada” para buscar una salida al mar, y puso como ejemplo el Atlántico y el puerto de Ilo, Perú.

No obstante, el excónsul de Chile en Bolivia, en 2000, Edmundo Pérez Yoma, en una entrevista con La Tercera de Chile, aseguró que con el veredicto de la CIJ “no pasó nada”.

“Por consiguiente, con esta sentencia no ha pasado nada. Bolivia seguirá insistiendo en lo mismo que viene insistiendo hace 50 ó 60 años, exactamente lo mismo”, sostuvo el exdiplomático. Afirmó que si el pedido de Bolivia será primero el mar, “no tiene ningún sentido el seguir negociando”.

Stella Calloni: La sentencia fue irracional y mezquina

La periodista y escritora argentina Stella Calloni calificó como “irracional y mezquino” al fallo que dio a conocer la Corte porque no solucionó al centenario diferendo por el enclaustramiento que sufre Bolivia.

“Hay simplemente un fallo equivocado, un fallo en el que se nota una presión extranjera con otras situaciones e intereses imperiales”, dijo a radio Patria Nueva.

Luego instó a que las autoridades de ambos países continúen en el camino del diálogo.

Afirmó que la sentencia de la justicia internacional fue equivocada y favoreció, en última instancia, a los intereses imperiales.

El lunes, la CIJ estableció que Chile no tiene la obligación de negociar una salida soberana al mar para Bolivia, cualidad que perdió en 1879, después de una invasión.

Calloni consideró que no puede emitirse una sentencia de ese tipo cuando existen presiones e intereses políticos en un contexto en el que Estados Unidos pretende atacar y recolonizar Latinoamérica.

El mismo presidente de Chile, Sebastián Piñera, reveló que la demanda marítima fue un tema de conversación con su homólogo estadounidense, Donald Trump, en una reunión en la Casa Blanca a pocos días de conocerse el dictamen de la CIJ.

“Tenemos que exigir a los organismos internacionales que no se dejen presionar en estas situaciones”, planteó Calloni.

Así también, hizo un llamado a Bolivia a continuar expresando su reclamo y derecho a recuperar una salida a las costas del océano Pacífico, tal como lo ha hecho en más de 139 años con apoyo internacional a una causa “justa”.