“Hermano boliviano, la lucha continúa”

Los connacionales en cercanías del Palacio de la Paz, en La Haya, Holanda.

Juan F. Cori Charca / Enviado especial a La Haya

Ni la lluvia ni el intenso viento otoñal de la ciudad de La Haya anularon, el lunes 1 de octubre, las fuerzas de más de una treintena de bolivianos residentes en Europa que se apostaron durante más de tres horas al frente del Palacio de la Paz, a la espera de la decisión de los jueces de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

Las zampoñas y bombos resonaron en las calles de la ciudad holandesa, hasta donde Bolivia llegó a pedir un acto de justicia y que se obligue a Chile a negociar un acceso soberano a las costas del océano Pacífico. Sin embargo, la meta no fue alcanzada.

Rodolfo Fuentes, un residente boliviano en Holanda, confiesa que es “una mala noticia” y que no se esperaba “tanta diferencia” en la votación, pues 12 de los 15 jueces decidieron rechazar el petitorio boliviano.

Sin embargo, señala que “Bolivia tiene que seguir intentando”, y si bien advierte que este tema “tiene mucho que ver con la política”, espera que “haya otro presidente en Chile que tenga otro pensamiento y que se pueda negociar”.

La profesora Beatriz Estrada, que viajó desde Bélgica para escuchar la sentencia de la Corte, dijo sentirse triste por la decisión de los jueces, pero instó a sus connacionales a “volver con más fuerza para reconquistar una salida libre e independiente”.

“Tenemos que continuar con la lucha porque el mar nos pertenece; Antofagasta, Tocopilla nos lo arrebataron y tenemos que luchar, no podemos darnos por vencidos. Uno no puede vivir sin mar, es como vivir sin aire, es tan importante tener un acceso soberano al mar”, expresó.

En tanto, la abogada Ana Rosa Fernández, que llegó semanas antes a Francia a visitar a su papá, aprovechó el viaje para trasladarse a La Haya. Aseguró que la “lucha continúa, no tenemos que perder la fe, la esperanza, todo está abierto al diálogo y eso puede cambiar en cualquier momento”.

Afirma que “es preferible haber intentado a no haber hecho nada, como fue en el pasado”, y por ello saludó al presidente Morales por haber decidido en 2011 denunciar a Chile en la Corte. Estrada coincide con la jurista y apunta que el presidente Morales “ha tenido el valor de iniciar esta lucha, hubiera sido interesante que nuestros anteriores presidentes comiencen con esta lucha”.

El expresidente y vocero de la demanda marítima, Carlos Mesa, coincide con las dos bolivianas y resalta que Morales asumió una decisión valiente porque tenía sus riesgos.

“Yo he respaldado la causa marítima planteada por el Presidente desde el año 2011, independientemente de las cada vez más profundas diferencias que nos separan, yo no voy a escaparme de decir: creo que el Presidente ha tomado una decisión política valiente, que fue acertada y que tenía un riesgo, un riesgo que corrimos y lamentablemente el resultado no fue bueno”, expresa.