Retorno al territorio de la iniciativa diplomática

Foto: Reynaldo Zaconeta
Las delegaciones de Bolivia y Chile en la CIJ, el 1 de octubre.

Juan F. Cori Charca / Enviado especial a La Haya

No será de inmediato, pero en lo sucesivo Bolivia volverá al terreno de la iniciativa diplomática para encarar una negociación con Chile, con el fin de analizar mecanismos que permitan solucionar el enclaustramiento forzado que enfrenta desde la invasión chilena de 1879.

Esa ruta está fundamentada, además, en la propia sentencia de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), que si bien no halló los argumentos para determinar que Chile contrajo la obligación de negociar un acceso al océano Pacífico, sí invocó a La Paz y Santiago a continuar el diálogo marítimo por un espíritu de buena vecindad.

“Lo que Bolivia en el futuro no puede hacer es decirle a Chile: ‘siéntese usted porque está obligado a negociar’, pero sí que puede decir ‘siéntese usted ahí porque le conviene negociar conmigo por esta razón diplomática, por esta razón económica, porque quiere usted una buena vecindad, porque quiere usted liderar un proceso de integración, porque hay motivos de distinta clase que urgen esa negociación’”, dijo en La Haya el jurista español Antonio Remiro Brotóns.

En consecuencia, señaló que ahora “Bolivia volverá al territorio de la iniciativa diplomática, las propuestas económicas, políticas para llegar a una negociación que sea satisfactoria para los pueblos boliviano y chileno”.

El expresidente y vocero de la demanda marítima, Carlos Mesa, fundamentó, a su vez, que el párrafo 176 del dictamen asumido por los jueces de la Corte ratifica que entre Chile y Bolivia hay un tema pendiente y que por ello hace la invocación a continuar con el diálogo bilateral.

No obstante, advirtió que será “muy complejo” que Chile atienda la convocatoria de la Corte y vuelva a la mesa de negociación considerando el nuevo escenario que se planteó.

“Me parece muy complejo que hoy, precisamente hoy, esperemos que Chile marque un espacio de diálogo abierto; esto tiene que sedimentar, hay que tener paciencia, hay que reconocer que el objetivo inmediato no se consiguió, hay que esperar un tiempo, formular una estrategia internacional”, dijo.

Manifestó además que para Bolivia también significará replantear la estrategia que se pensó para encarar este “nuevo espacio” que lo deberá asumir el presidente Evo Morales y el ministro de Relaciones Exteriores, Diego Pary.

Si bien el expresidente Jorge Tuto Quiroga admitió que la decisión del tribunal no obliga a Chile a negociar un acceso soberano al océano Pacífico, destacó el llamado de la Corte y afirmó que “se tiene más de lo que se tenía antes”.

“Lo que el mundo sabe hoy es que hay un tema pendiente entre Chile y Bolivia que hace cinco años muy poca gente sabía, ahora el mundo entero lo conoce porque hay resoluciones de la Organización de los Estados Americanos, porque el papa Francisco se ha pronunciado en 2015 y porque la Corte Internacional de Justicia así lo estableció”, apuntó en la sede de la CIJ.

Por ello ratificó la necesidad de encontrar puntos de acuerdo para resolver la condición de mediterraneidad forzada que vive Bolivia.
“Con Chile estamos unidos por la geografía y separados por la historia, y más allá del contenido del fallo, estamos condenados y sentenciados a entendernos, a integrarnos y eso sigue siendo cierto hoy”, enfatizó.

A su vez, Brotóns afirmó que “lo único que hemos perdido” en el juicio es “un argumento dentro del discurso que tiene muchos otros argumentos, por lo tanto, estamos no peor que en 2011, estamos mucho mejor porque hemos construido una narrativa, un discurso coherente, lo hemos expuesto ante la opinión pública internacional y ahora sabemos a qué atenernos sobre ese particular, y eso sigue totalmente vivo”.