Evo articuló una política de Estado y forjó unidad en torno al mar

Foto: Archivo
El presidente Evo Morales, el 23 de marzo de 2011.

Fernando del Carpio Z.

El Proceso de Cambio, bajo el liderazgo del presidente Evo Morales, logró generar una nueva política de Estado sobre el tema marítimo que permitió unificar al país,  resaltó el sociólogo Juan Carlos Pinto Quintanilla. 

El también analista político dijo que a diferencia de lo que ocurrió durante los regímenes militares y gobiernos neoliberales —que siempre que estaban en problemas acudían al tema del mar—, en esta ocasión fue “una verdadera política de Estado”.

Se sumaron  expertos nacionales e internacionales para generar la mejor defensa posible de la demanda nacional. “En esa perspectiva, asumimos que se han jugado los mejores papeles históricos en esta coyuntura de demanda (ante la Corte Internacional de Justicia)”.

Pinto subrayó que la unidad que se generó permitió que la demanda se convierta en un asunto de interés nacional, al que se sumaron expresidentes y excancilleres que estaban al tanto del proceso iniciado en la Corte de La Haya.

Tampoco se puede desconocer que se tuvo un equipo jurídico nacional e internacional de altísimo nivel. “Se puso de nuestra parte lo mejor”, apuntó.

Pinto considera que se produjeron los mejores argumentos, y aunque “no fueron suficientes para una correlación de fuerzas a nivel internacional que se ha estado transformando,  nos posicionan como uno de los pocos interpeladores del imperialismo y de manera directa con Estados Unidos (y el gobierno de Donald Trump)”.

“EEUU ha sido uno de los creadores de la CIJ, que de alguna manera tiene niveles de presión importantes que han permitido un fallo como éste, que es fundamentalmente político porque al final el derecho no es un instrumento neutro, se mueve de acuerdo con las corrientes políticas”, apuntó. 

El politólogo advirtió que la CIJ no quiso asumir una nueva forma de atender las demandas que están pendientes a escala mundial, que por ejemplo posibilite que México reclame a EEUU su territorio.

“Han cuidado en el marco del derecho más conservador las condiciones en que el mundo se repartió los territorios, antes que velar por un verdadero principio de justicia internacional, que siempre ha desfavorecido a los más pobres o a los países del Tercer Mundo”, añadió.