Un buen árbitro de fútbol no aparece de la noche a la mañana

Laberinto

Gustavo Cortez C.

Editor / Deportes

Un buen árbitro de fútbol no aparece de la noche a la mañana

La prensa defiende generalmente al arbitraje de las críticas constantes de jugadores, entrenadores y dirigentes porque éstos se manejan con intereses y casi siempre exageran en sus apreciaciones después de un partido. Incluso hay quienes le echan la culpa de errores propios al juez, y eso es inaceptable.
Sin embargo, las quejas ahora no surgen después de las derrotas, sino de victorias, y eso debe merecer la atención de la gente que está al mando del arbitraje en el país.
Eso es síntoma de que el referato está mal. Vemos con frecuencia errores groseros. Hay equivocaciones que están perjudicando los partidos y en algún caso están teniendo incidencia en los resultados, y eso es peligroso.
Andamos mal con el silbato y más bien lo reconocen quienes están en la Comisión de Árbitros de la Federación, Marcelo Ortubé y sus colaboradores. Aceptan que hay jueces noveles que están adquiriendo experiencia y en ese tren cometen fallas. También dicen que hay pocos árbitros buenos y que por ello es difícil designarlos en algunos partidos porque crean susceptibilidad por su origen.
Hebert Aguilera (vicepresidente de esa comisión) acepta que no se ven buenos arbitrajes porque la gente "es nueva y joven". Si es así, es un riesgo grande el que se está tomando. Cuidado que con la política de dar oportunidad a nuevos se arruine un torneo que está entrando en su fase decisiva.
Algo pasa. Ya no vemos a algunos jueces de experiencia en las designaciones. ¿Los estarán 'jubilando'? ¿Ya no son necesarios?
Ortubé y sus colaboradores asumieron hace poco la comisión arbitral y seguro tienen un proyecto para mejorar y hacer un recambio, pero así como empezó su proyecto se pueden aplazar en el primer examen.
No es una labor fácil la del arbitraje, por tanto las decisiones que se toman deben ser las más aconsejables. Un buen árbitro no aparece de la noche a la mañana.