Respuesta de Piñera raya en la soberbia

El presidente de Chile, Sebastián Piñera.
Foto: Archivo

 

Cambio / Edición Impresa

Analistas calificaron ayer de “soberbia” la respuesta del mandatario de Chile, Sebastián Piñera, sobre la carta enviada por el presidente Evo Morales, en la que pidió el reinicio del diálogo sobre el tema marítimo.

El general en retiro Edwin de la Fuente calificó como una “actitud soberbia” la contestación del mandatario chileno: que Bolivia debe abandonar “su absurda pretensión sobre territorio, mar o soberanía chilena”, o que dialogará con Bolivia “cuando haya cambio de gobierno”.

Argumentó que al margen de un acercamiento con el vecino país, Bolivia debe apuntar a fortalecer las exportaciones  por puerto Busch o Ilo e impulsar con vehemencia el Corredor Bioceánico, que conectará los océanos Pacífico y Atlántico. El militar afirmó que Bolivia persistirá en la necesidad de mantener un diálogo con su vecino porque hay una demanda irresuelta, como es el acceso soberano al mar.

El internacionalista Hugo Siles Núñez del Prado dijo que la misiva del Jefe de Estado está en consonancia con la Constitución Política del Estado (CPE) y en referencia al párrafo 176 del fallo de la Corte Internacional de Justicia, que recomienda a las partes continuar con el diálogo de buena voluntad para resolver el enclaustramiento.

“Bolivia sigue apelando a la integración, a la paz, al deseo de dialogar, y al solicitar el diálogo expresa su vocación pacifista”, añadió el analista.

El excanciller Javier Murillo señaló que si bien Chile no tiene la obligación jurídica de negociar, “no puede sepultar la obligación política histórica de buena fe de honrar los compromisos asumidos de manera formal”. 

Además, considera que el diálogo no debe ser condicionado sino abierto y amplio, no como pretende el Gobierno del vecino país, que a título de que el fallo es inapelable pretende cerrar el tratamiento del tema.

El presidente Piñera, desde Alemania, donde se encuentra, dijo que Bolivia debe cumplir “algunas condiciones básicas”, entre ellas que La Paz debe respetar el Tratado de 1904, que fijó los límites entre Chile y Bolivia; respetar el fallo de la CIJ y que “abandone su absurda pretensión sobre territorio, mar o soberanía chilena”. El presidente Evo Morales Ayma envió una carta a su homólogo de Chile, Sebastián Piñera, para reiniciar el diálogo en torno al enclaustramiento marítimo boliviano, en cumplimiento al veredicto de la Corte Internacional de Justicia (CIJ).

“El Estado Plurinacional de Bolivia, por disposición de nuestra Constitución como Estado pacifista, promueve la cultura de la paz y la cooperación e integración entre los pueblos de la región y del mundo. Como país miembro del sistema de las Naciones Unidas respalda la creación de condiciones para mantener la justicia y el respeto por el derecho internacional”, señala parte de la carta enviada. Morales señaló que Bolivia desea significar la importancia de la declaración contenida en el párrafo número 176 del mencionado fallo, que señala: “No obstante, la conclusión de la Corte no debe entenderse como un impedimento a que las partes continúen su diálogo e intercambios, en un espíritu de buena vecindad, para atender los asuntos relativos a la situación de enclaustramiento de Bolivia, solución que ambas partes han reconocido como un interés mutuo. Con la voluntad de ambas partes pueden llevarse a cabo negociaciones significativas”.

Bolivia argumentó ante la CIJ que en distintas instancias Chile asumió la responsabilidad de llegar a un acuerdo con Bolivia para otorgarle una salida al océano Pacífico.