Comisión de la Verdad examina 140 mil hojas

Foto: Archivo
La presidenta de la Comisión de la Verdad, Nila Heredia, junto a los archivos entregados por el Ministerio de Justicia en mayo de este año.

 

Fernando del Carpio Z.

La Comisión de la Verdad (CV) se encuentra en la fase de acopio y de ordenamiento de la información recopilada de los archivos que fueron entregados por diferentes instituciones. Son rearmados y se coloca una nomenclatura de la comisión respetando la fuente que tienen.

Se trabaja con 64 variables para hacer la búsqueda de categorías y con técnica archivística para que queden como documentos del país; estarán debidamente clasificados y archivados.

“Estamos hablando de unas 140 mil hojas, que hay que leerlas, ordenarlas, sistematizarlas, priorizarlas, todo tiene que ver con el período de las dictaduras”, dijo Luis Fernando Rodríguez Ureña, secretario ejecutivo de la CV, en una conversación con Democracia Directa.

La documentación fue entregada por el Ministerio de Justicia, la Cancillería, Asociación de Familiares de Detenidos, Desaparecidos y Mártires por la Liberación Nacional (Asofamd), biblioteca de la Asamblea Legislativa Plurinacional y de la Corte Suprema de Justicia que llevó adelante el juicio de responsabilidades a García Meza y sus colaboradores.

TESTIMONIOS

La CV además continúa con la campaña de sensibilización para la recepción de testimonios de personas bastante mayores.

“Hay testimonios impresionantes, tienen valor histórico; esas voces quedarán grabadas como parte de la memoria”, resaltó.

También está previsto que en las minas se realicen audiencias públicas; se identificaron dirigentes y se hicieron alianzas con otras entidades para tener esa información.

En Cochabamba se realiza la labor con el Ministerio de Trabajo, que convocó una reunión de exdirigentes mineros.

Alguna gente que se acerca, admite Rodríguez, espera que este tema termine con un resarcimiento económico, que no es la línea de la comisión.

En todo caso, “se esperaba que venga más gente, se esperaban oleadas y sólo fueron olitas. Los que vienen son atendidos por el equipo multidisciplinario”.

DESAPARECIDOS Y MARCELO

Como trabajo de campo, la CV continúa con las investigaciones en torno a las desapariciones, pero “de eso no vamos a dar información hasta tener resultados”, dijo Rodríguez.

En esa línea, se tuvo entrevistas con gente como el excoronel Luis Arce Gómez, en septiembre, y próximamente se efectuará una segunda.
Con el exministro de Gobierno del régimen de Luis García Meza, recluido en Chonchocoro, se tuvo una charla “muy larga, interesante, mostró disposición”.

También se hablará con otros que están recluidos en ese centro penitenciario de máxima seguridad.

Sobre la posibilidad de que Arce Gómez desvele dónde están los restos de Marcelo Quiroga Santa Cruz, para Rodríguez “está claro que hay un discurso único, no va a ser la vía para obtener mayor información; en ese discurso único hay contradicciones y en esas estamos trabajando”.

Para las Fuerzas Armadas de ese entonces, el líder socialista fue muerto en combate, y no explican por qué lo llevaron al Estado Mayor, “esos temas son urticantes”, sostiene.

EVALUACIÓN

Después de un año de labor de la CV, en opinión de Rodríguez, la primera fase es la más pesada en términos de acopio de información.
“Clasificar, ordenar la información es un trabajo moroso, de mucha discusión, de debate interno; se corrigen cosas permanentemente. En agosto del próximo año vamos a empezar con los informes para acabar en el plazo que tenemos”, explicó.

La primera fase comprende la acumulación y sistematización de datos, el ordenamiento de la información; la segunda tiene que ver con el análisis y la tercera con la elaboración del documento final.

La fase de análisis está diseñada de tal manera que todos los productos que se vayan generando sean parte del documento final, no van a ser borradores. Para esa fase se necesitará más personal.

La CV tenía previsto captar recursos de la cooperación internacional, sin embargo hasta ahora ello no fue posible.
Hay un trabajo permanente de los integrantes de la CV —Nila Heredia, Édgar Ramírez, Isabel Vizcarra y Teodoro Barrientos—, que toman las decisiones políticas, mientras que el trabajo de campo es técnico.

La comisión es una entidad descentralizada, pero tiene una órbita de funcionamiento que no implica un vínculo con el Ministerio de Justicia y Transparencia Institucional.

COORDINACIÓN

Entre las últimas actividades realizadas están el recojo de papeles del juicio a García Meza, de la Corte Suprema en Sucre.

Para cumplir con las tareas trazadas se trabaja en coordinación permanente con la Fiscalía General del Estado, en el marco de un convenio firmado, que es respetado y ejecutado.

“Estamos logrando un nivel de coordinación de instituciones del Estado que tienen que ver con las víctimas, vale decir Fiscalía, Procuraduría, Defensoría del Pueblo, Ministerio de Justicia, para generar un espacio colectivo que haga un tratamiento de los temas”, resaltó.

Rodríguez señala que la CV no puede diseñar políticas públicas porque no es su competencia. “Pero a través de la investigación que estamos realizando vemos necesidades, entonces se puede sugerir”, dijo.

La entidad cuenta con equipos de trabajo en los departamentos de La Paz, Santa Cruz, Cochabamba y Potosí, donde se solicita la colaboración de la población.

MNR alentó el cruento golpe de Natusch Busch

Este 1 de noviembre se recuerdan 39 años de la Masacre de Todos Santos, registrada durante el cruento golpe encabezado por el coronel Alberto Natusch Busch, que en 1979 derrocó al gobierno del presidente Wálter Guevara Arce.

Natusch fue alentado por el Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) en esta asonada golpista que apenas duró 16 días, porque el 16 de noviembre tuvo que renunciar en medio del repudio popular y del fracaso por no poder gobernar. El militar atribuyó esa situación a que “había sido engañado por políticos sin escrúpulos”.

Alrededor de un centenar de muertos y más de 200 heridos fue el saldo del golpe, en el que estuvieron involucrados destacados dirigentes del MNR, como Guillermo Bedregal Gutiérrez, designado canciller; Edil Sandóval Morón, José Fellman Velarde y Abel Ayoroa Montaño, entre otros.

La Comisión de la Verdad que investiga el período de las dictaduras, del 4 de noviembre de 1964 al 10 de octubre de 1982, también se ocupa de estos luctuosos hechos.

Luis Fernando Rodríguez Ureña, secretario ejecutivo de la Comisión de la Verdad, informó que generarán alguna producción en términos comunicacionales para poder recibir testimonios de quienes fueron víctimas o testigos de este oscuro episodio de la historia nacional.

De acuerdo con el informe “Masacre de Todos los Santos”, publicado en 1980 por la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia, presidida por el padre Julio Tumiri, en las calles paceñas fueron asesinadas 76 personas, la mayoría trabajadores y jóvenes estudiantes. La cantidad de desaparecidos alcanza a 140 y de heridos a 203.

Se crea buscador especializado

Para que el sistema de computación con programas especializados de la Comisión de la Verdad (CV) empiece a dar resultados requiere ser cargado con información, la que es organizada en variables.

Una variable, por ejemplo, será ‘desapariciones forzadas’, que podrá estar en los expedientes 1, 14, 86, 9; se identificará directamente y se podrá trabajar sin tener que buscar el expediente.

“Será como un ‘google’ especializado en estos temas; en el caso de ‘desaparición forzada +Marcelo’ aparecerá en un segundo”, explicó Luis Fernando Rodríguez, secretario ejecutivo de la CV.

En ese marco, indicó que se organiza la información para cargar; ésta quedará como parte del trabajo final, después cualquier persona que quiera hacer una investigación para tesis o película podrá acceder a esos datos.

En la actualidad, la CV tiene abundante información que debe ser procesada. Las Fuerzas Armadas aún no hicieron entrega de documentación, aunque el ministro de Defensa, Javier Zavaleta, instruyó que lo hagan, pero debidamente sistematizada.

La CV debe esclarecer los crímenes de cuatro dictaduras. En el período 1964-1982 se sucedieron 10 gobiernos militares, todos por la vía del golpe de Estado. De esa cantidad, las dictaduras de Barrientos, Banzer, Natusch Busch y García Meza fueron las que más reprimieron al pueblo boliviano. 

La CV no fue constituida para juzgar, pero puede reunir información e indicios para una acusación formal.