Puertos de salida al Atlántico moverán más de $us 1.000 mm

Foto: Archivo
La Hidrovía Paraguay-Paraná se constituye en una ruta alternativa para el comercio nacional.

 

Maribel Condori Monrroy / Cambio

Los puertos Aguirre, Gravetal y Jennefer —que desde hoy le permitirán a Bolivia acceder al océano Atlántico con soberanía— prevén mover más de $us 1.000 millones anuales en cargas de importación y exportación a los mercados internacionales, informó ayer a Cambio el gerente general del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez. 

Hoy, en un acto especial en el muelle de Jennefer, el presidente Evo Morales entregará la recategorización de internacionales a los atracaderos Gravetal y Aguirre, ubicados sobre el canal Tamengo, en la cabecera de la Hidrovía Paraguay-Paraná, en el extremo este de Bolivia, departamento de Santa Cruz. 

El Jefe de Estado además otorgará las resoluciones administrativas para que entidades como la Aduana Nacional de Bolivia (ANB) y el Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria e Inocuidad Alimentaria (Senasag) se instalen de manera formal en esas estructuras privadas.

Las terminales portuarias Jennefer, Aguirre y Gravetal articulan una salida libre y soberana de la carga boliviana hacia ultramar por aguas internacionales. Constituyen una alternativa actual, eficiente y complementaria para el transporte de carga del comercio boliviano, según los datos del IBCE.

 “Hoy será un día histórico en la perspectiva de consumar una salida soberana al mar sobre el Atlántico, sin renunciar en absoluto al justo reclamo de la reivindicación marítima”, comentó Rodríguez.

Permitirán exportar productos estratégicos

El gerente general del IBCE indicó que el año pasado se movilizaron 1,6 millones de toneladas (t) de carga boliviana, tanto de exportación como de importación, por la Hidrovía Paraguay-Paraná, mientras que por los puertos de Chile 3,8 millones de t de carga.

“Si desviamos solamente la mitad de aquello va a marcar un antes y un después para el país porque el cobro de los servicios lo vamos a estar realizando en territorio boliviano, y ahí estamos hablando de cientos y de millones de dólares de carga, que incluso podrían ser hasta más de 1.000 millones de dólares”, indicó. 

En esa línea, el ejecutivo detalló que los productos bolivianos que podrían salir a los mercados internacionales desde ahora en adelante por los puertos Aguirre, Gravetal y Jennefer serían soya, urea, madera, alcohol, hierro, cemento, Gas Natural Licuado (GNL), Gas Licuado de Petróleo (GLP) y carne bovina. 

“Se ha demostrado que utilizando los puertos de la Hidrovía Paraguay-Paraná el transporte fluvial es más económico para el comercio internacional. Los exportadores e importadores van a tener ahorros no solo en términos monetarios sino también de tiempo”, señaló.

Cuando los contenedores lleguen de Asia se ahorrará entre 5 a 11 días en transporte y un 22% en costos; de Europa, de 11 a 14 días y hasta un 36% en precios; de Estados Unidos,  disminuirá entre 10 a 15 días y un 30% en gastos, en relación a los puertos chilenos.

“Ahora con el aval del Estado todos los servicios portuarios van a significar ingresos en nuestro territorio lo que quiere decir que eso va ayudar a nuestra economía, pero también al crecimiento del PIB (Producto Interno Bruto) nacional”, añadió el Gerente General del Instituto Boliviano de Comercio Exterior.

Sobre la hidrovía

La hidrovía es un sistema fluvial formado por los ríos internacio-nales Paraguay y Paraná; ofrece una vía navegable natural con una inclinación mínima que elimina la necesidad de construir esclusas.

Comienza al norte de Brasil, en el Puerto de Cáceres, y baja hasta el Puerto de Nueva Palmira, en Uruguay; pasa por la frontera de Bolivia, Paraguay  y Argentina.