[Opinión] BoA se consolida como servicio aéreo con cifras positivas

 

Willy Franz Acarapi Sullca

En tan sólo 11 años de operación, la empresa estatal Boliviana de Aviación (BoA) triplicó su patrimonio al pasar de Bs 114 millones a Bs 590 millones, como muestra de su crecimiento, fortaleza y consolidación en el mercado aeronáutico del país.

Este hecho no sólo muestra la expansión de la firma nacional, sino también el resultado de una excelente gestión administrativa bajo tuición del Estado Plurinacional de Bolivia, que en alrededor de una década supo demostrar el correcto y eficiente manejo de una aerolínea propia que hoy llega a las nueve ciudades capitales del territorio y zonas urbanas intermedias, además de seis destinos internacionales que cubren Buenos Aires y Salta (Argentina), Sao Paulo (Brasil), Madrid (España), Miami (Estados Unidos) y la República Dominicana.

Por decisión del gobierno del presidente Evo Morales, BoA fue creada el 24 de octubre de 2007, mediante el Decreto Supremo 29318, e inauguró sus operaciones el 30 de marzo de 2009 con sólo dos aeronaves. En la actualidad cuenta con una flota de 22 aviones.

De acuerdo con algunos datos oficiales, la aerolínea estatal realiza una importante contribución al Estado, tomando en cuenta que desde el inicio de sus servicios pagó más de $us 170 millones en tributos. También registró un singular incremento en el número de pasajeros transportados por año, el cual pasó de tan sólo 260 mil en 2009 —cuando ingresó al mercado aeronáutico— a 3,6 millones en 2017.

La capacidad de vuelos de BoA alcanza hasta 130 en un día de alta demanda, como la época de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

La firma estatal no sólo registró datos de buen crecimiento, sino que también logró reducir en 18% las tarifas en el sector respecto a 2007.