El bioceánico transportará 98 millones de toneladas de carga

Infografía: Cambio

 

Freddy Grover Choque C. / Cambio

El Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI), que unirá los océanos Atlántico y Pacífico a través de los puertos Santos (en Brasil) e Ilo (en Perú), permitirá transportar alrededor de 98 millones de toneladas de carga por año y traerá grandes beneficios para la región, informó ayer el ministro de Obras Públicas, Milton Claros.

El proyecto, impulsado por Bolivia, es respaldado por Perú, Brasil, Paraguay y Uruguay, con los que se firmaron memorandos de entendimiento, además de países de Europa y Asia, como España, Alemania, Suiza, Reino Unido y Rusia.

En julio de 2017, el Mercado Común del Sur (Mercosur) aprobó una declaración especial en la que respalda el proyecto, al igual que el Consejo Suramericano de Infraestructura y Planeamiento (Cosiplan), dependiente de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).
Según los datos oficiales, la ferrovía tendrá una longitud total de 3.755,5 kilómetros (km): 1.521 km en Brasil, 1.894 km en Bolivia y 340,5 km en Perú, y es la más factible para su ejecución en comparación con otros proyectos similares.

Proyecto consolidado 

El Ministro mencionó que el CFBI es una iniciativa que tiene sustento técnico y solvencia financiera, como resultado de seis años de trabajo que encaminó el país. “El Tren Bioceánico, que Bolivia ha propuesto, tiene una data de más de seis años de trabajo efectivo; el estudio de factibilidad fue concluido en 2016 y a partir de entonces hemos sostenido reuniones de consolidación y alianzas estratégicas con las demás naciones”, informó en conferencia de prensa. 

Según la autoridad, se concretaron y desarrollaron varias estrategias en torno al desarrollo del plan, específicamente en la parte técnica, con la conformación de un grupo bioceánico, instancia que aprobó un reglamento operativo de coordinación entre los Estados miembros de la región. Adicionalmente, se trabajó con países de Europa, con los que también se firmaron memorandos de entendimiento en materia de inversión.

Con estos argumentos, Claros sustentó la factibilidad y el apoyo que tiene el proyecto, y rechazó las versiones del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien en pasados días habló con el electo mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, de un corredor bioceánico sin la participación de Bolivia. “No tenemos información sobre cuál es el tipo de corredor que proponen, pero sí podemos explicarles algunos aspectos referidos, sea en corredores viales o ferroviarios”, apuntó el titular de Obras Públicas.

Corredores bioceánicos  

La autoridad, a partir de datos técnicos e información oficial, explicó que si ambos presidentes se refirieron a un corredor bioceánico carretero, éste no es factible porque se tienen elementos que dificultarían su ejecución. “Esta vía tiene que atravesar Paraguay y Argentina, y existen 600 kilómetros en el área de Paraguay, en la zona de Boquerón, que no están construidos. También falta edificar un puente de conexión entre Puerto Murtinho (Brasil) y Carmelo Peralta (Paraguay), esta zona es bastante complicada y tampoco permite la conexión terrestre”.

En comparación con Bolivia, ponderó que se tiene un corredor vial integrado, completamente asfaltado y operando desde el Puerto de Santos (Brasil) hasta Arica e Iquique en Chile.

Respecto a un corredor ferroviario, Claros mencionó que anteriormente se manejaba un proyecto que una los puertos de Paranaguá, en Brasil, y Antofagasta, en Chile; sin embargo, éste es inviable por las dimensiones que tiene y las dificultades que presenta en su ejecución. A ello se suma el corredor del norte (Brasil-Perú), que también fue rechazado.

El CFBI es el más factible  

En ese contexto, la autoridad destacó el Corredor Ferroviario planteado por Bolivia por su factibilidad y respaldo que tiene. “Éste tendrá una longitud de 3.755,5 kilómetros (km), de los cuales sólo falta construir 800 (400 km en Bolivia y 400 km en Perú). Brasil tiene toda la red integrada y operando”, explicó el ministro Claros.

El tramo que falta por construir es entre Bulo Bulo y Cochabamba, línea que conectará la red ferroviaria occidental con la andina.

La ventaja del CFBI es que tiene la mayor parte de sus tramos construidos. En la de Perú se edificará la ruta hito 4-Puerto de Ilo, cuyo estudio de factibilidad ya fue presentado por el Gobierno de ese país.

Además, en la parte boliviana se harán algunos arreglos en la vía que compete a la red andina, mejoras y obras de rehabilitación en algunos tramos, ya que quedaron sin uso por más de 20 años.

“Éste es el panorama y la radiografía de nuestro Corredor Bioceánico, y también tenemos interconexiones férreas con Chile y Argentina por Villazón y Yacuiba”, enfatizó la autoridad.

Asimismo, el tramo boliviano fue inspeccionado por un consorcio suizo-alemán, cuyos expertos vieron viable la construcción de la línea férrea por donde pasará el Tren Bioceánico. En los próximos días presentarán una propuesta de inversión y los resultados de su visita al país.

Diferencias con el corredor planteado por Chile

El Ministro de Obras Públicas mencionó que al corredor planteado por Chile le faltan 1.448 kilómetros por construir, mientras que al boliviano, 800 kilómetros. En el chileno se deben rehabilitar 900 kilómetros de línea férrea, y eso pasa por concretar acuerdos bilaterales.

Respecto a los beneficios económicos, explicó que Mato Grosso do Sul (por donde pasará el CFBI) aporta el 36,76% del PIB (Producto Interno Bruto) del Brasil;  en cambio, el otro corredor que pasará por el estado de Paraná aporta sólo el 5,75%. El área de influencia que tiene el proyecto de Bolivia es de 1,4 millones de kilómetros cuadrados versus 769 mil kilómetros que propone el otro plan. El movimiento de carga es de 98 millones de toneladas por año, el otro es de 41,6 millones de toneladas. 

“Por estos datos que tenemos en materia técnica es que el Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración tiene mejores condiciones de ejecución y mejores valores económicos en materia de concrecion del proyecto”, resaltó Claros a los periodistas.

La autoridad informó que países como España, Rusia y Paraguay expresaron su interés de sumarse al proyecto del CFBI. “El Gobierno de España envió una nota formal para ofrecer el financiamiento que requerirá la construcción del Tren Bioceánico. El jueves nos visitará el Ministro de Obras Públicas del Paraguay, que también es un aliado para concretar el tren, pero también se tocarán otros temas, como el Teleférico y la hidrovía”. En pasados días, el embajador de Rusia, Vladimir Sprinchan, informó que hasta fin de año su país presentará una propuesta para sumarse a la ejecución de esta iniciativa impulsada por Bolivia.