Segundo aguinaldo, ¿perjudica a la economía?

 

Miguel Marañón / La Época

La confirmación del pago del segundo aguinaldo trajo en los sectores políticos, empresariales y financieros un sinfín de críticas, la mayoría tratando de predecir el inicio del desastre económico nacional. Según algunos ‘analistas’, se viene una inflación sin precedentes, otros indican que las empresas, sobre todo las pequeñas, empezarán a cerrar sus actividades, inventan datos que señalan por ejemplo que sólo el 20% de los trabajadores se beneficiaría, el contrabando se incrementaría en 30%, todo esto sin ningún sustento técnico. Es así que queriendo respaldar técnicamente tenemos los siguientes aspectos económicos fundamentales:

Agente económico

Muchos políticos, empresarios y “analistas económicos” que buscan crear incertidumbre en los consumidores y de mil maneras convencer a los bolivianos de que estamos en una crisis económica y que nuestro futuro va camino a Venezuela no analizan o se olvidan de incluir en su análisis que cuando uno recibe el segundo aguinaldo no lo destina todo al gasto, sino que la gran mayoría coloca parte de esos recursos en sus ahorros, lo cual puede verificarse con los datos de Asoban, que indica que las cuentas bancarias con menos de Bs 10.000 se incrementan en una forma constante; sin embargo, si los bolivianos no ahorramos parte de ese consumo, van a disminuir los créditos adquiridos, sobre todo aquellos destinados a la vivienda, prueba de eso es que la mora en el sistema financiero disminuyó significativamente y no sobrepasa el 2,5%.

Inflación

Es el fenómeno económico mediante el cual los precios de los bienes y servicios se incrementan de forma constante e incontrolable; es decir, cuando los productos en el mercado son escasos y la gente tiene dinero en su poder, empieza a querer comprar los bienes escasos, y los comerciantes y/o productores empiezan a incrementar los precios; nada de esto sucede en nuestro país, no existe escasez ni de alimentos ni de ningún otro bien, salvo que estos analistas digan que la economía sufrirá desajustes porque los bolivianos incrementamos nuestro consumo de pollos y cerdos en las fiestas de fin de año y el precio de dichos alimentos se incrementan de “forma normal y natural”.

Incremento de costos

El argumento de una buena parte de los empresarios es que el pago del segundo aguinaldo implica un costo demasiado alto, nada más falso, ya que esto en el peor de los casos les significa un incremento del 3% del total de sus costos de operaciones (gasto corriente), así tenemos, por ejemplo: si la carga salarial de una empresa está calculada anualmente en Bs 13 mil (1.000 por mes más aguinaldo), el segundo aguinaldo representaría Bs 1.000, o sea el 7,7% de la masa salarial, pero toda empresa tiene como componente de su gasto corriente el pago de otros insumos, como ser materias primas, pago de transporte y servicios básicos, así tenemos que el costo salarial se encuentra entre el 20% y 25% del total del gasto, por tanto ese 7,7% se reduce a menos del 3% y si sumaríamos el gasto corriente más el gasto de capital de las empresas, ese costo no llegaría ni al 2%.

El segundo aguinaldo también generara mayores ingresos para el sector turístico, ya que varios de nosotros tendremos un poquito más de platita para tratar de conocer varios lugares de nuestro hermoso país, por tanto este beneficio dinamizará la economía en varios sectores económicos.