Bolivia y UNODC fortalecen lucha antidrogas

El ministro Carlos Romero (izq.) y Thierry Rostan, durante la firma del acuerdo.
Foto: Jorge Mamani

 

José Guzmán - Cambio / Edición Impresa ​

El Ministerio de Gobierno y la UNODC suscribieron ayer un acuerdo que garantiza la implementación en Bolivia del proyecto Crimjust, cuyo objetivo principal es fortalecer las capacidades investigativas de fiscales, policías y jueces, además del intercambio de información a escala regional y mundial para combatir el narcotráfico y delitos conexos.

El proyecto “Fortalecimiento de las capacidades para la investigación y judicialización a lo largo de la ruta de la cocaína en América Latina, El Caribe y África Occidental (Crimjust)” comprende también la realización de diversos talleres para este sector sobre métodos investigativos que se desarrollan después de las incautaciones de drogas y captura de ‘tragones’ (personas que ingieren drogas) o dealers (repartidores).

“Mediante estos cursos, expertos de otros países y de la UNODC (Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito, por sus siglas en inglés) transmiten experiencias y formas de investigar para encontrar a los ‘peces gordos’ del tráfico de drogas y no quedar sólo en los transportadores”, expresó Thierry Rostan, representante de UNODC en el país.

Por ello, en las siguientes semanas se desarrollarán talleres sobre la pérdida de dominio de bienes confiscados al narcotráfico, con la finalidad de debilitar económicamente a las organizaciones criminales dedicadas a este ilícito y sobre el pago de informantes (personas que brindan información respecto a narcotraficantes).

Ley 913

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que estas actividades se complementan con las estipulaciones de la Ley 913 de Lucha Contra el Tráfico Ilícito de Sustancias Controladas, norma que cambió la lucha contra las drogas con base en una estrategia nacional “y que ha dado mejores resultados que la (Ley) 1008”.

“La Ley 913 establece nuevos protocolos para la investigación y la prevención contra el narcotráfico. La estrategia de Bolivia es exitosa, muestra de ello es que países de la región hayan confiado en nosotros para instalar la sede del Centro Regional de Inteligencia Antinarcóticos (Cerian) en Santa Cruz”, manifestó.

El proyecto Crimjust es parte del programa Ruta de la Cocaína, en el que figuran otras iniciativas, como Aircop (Proyecto de Comunicaciones Aeroportuarias), que es financiado por la Unión Europea (EU) y ejecutado por la UNODC.