Comienza la transición al Sistema Único de Salud

El titular de Salud, Rodolfo Rocabado, junto a los directores de seis Servicios Departamentales de Salud, en la ciudad de La Paz.
Foto: Ministerio de Salud

 

Juan René Castellón Quisbert / Edición Impresa ​

En enero del siguiente año se pondrá en vigencia el Sistema Único de Salud (SUS), pero el proceso de transición ya comenzó, pues el miércoles en la tarde el Ministerio del área y los directores de los Servicios Departamentales de Salud (Sedes) sostuvieron la primera reunión con ese fin.

En el encuentro participaron seis directores regionales de Cochabamba, Beni, Pando, Oruro, Potosí y Chuquisaca, y no estuvieron los de Santa Cruz, Tarija, La Paz y El Alto, pese a que estos últimos fueron invitados.

En la cita, los representantes expresaron su conformidad con el nuevo modelo de atención universal y gratuita, y expusieron sus necesidades en cuanto a infraestructura, equipamiento y recursos humanos para avanzar en su implementación, informó en conferencia de prensa el ministro del área, Rodolfo Rocabado.

De acuerdo con los mandatos establecidos en los encuentros departamentales por la salud y la vida, los Sedes y los hospitales de tercer nivel pasarán a formar parte de la administración del Ministerio del sector. Actualmente, ambas instituciones forman parte de las estructuras de las gobernaciones. 

Rocabado explicó ayer que la transferencia —al igual que la ejecución del SUS— será paulatina, pero que finalmente ambos pasarán a ser controlados por su despacho.

También aclaró que los hospitales de primer y segundo nivel continuarán siendo gestionados por las alcaldías, con el 15,5% de presupuesto de coparticipación tributaria asignado a cada municipio con esa finalidad.

Mecanismo más rápido

La autoridad anunció que, en el caso edil, una norma agilizará la transferencia de recursos económicos de las alcaldías a los centros hospitalarios para que no exista un problema de falta de liquidez y se paralicen las atenciones, como ha ocurrido varias veces. 

Respecto a los hospitales de tercer nivel, Rocabado detalló que los directores regionales presentaron un diagnóstico de necesidades, las cuales serán cubiertas por el Ministerio del área para el lanzamiento del SUS.

“Nos permitirá mejorar las condiciones principalmente de segundo y tercer nivel desde enero. Comprar equipos, tener insumos, garantizar medicamentos, contar con recurso humano. Cada director ya tiene un diagnóstico y esto lo vamos a ir mejorando”, indicó el Ministro, y mencionó que las reuniones con esos funcionarios se realizarán cada 15 días para ver los avances. 

Señaló además que desde el lunes equipos técnicos conformados por funcionarios del Ministerio de Salud y los Sedes visitarán hospitales de cada región para continuar con la evaluación. Además adelantó que, en el caso de La Paz, los galenos han solicitado que el hospital La Paz, ubicado en la Garita de Lima, sea certificado como de tercer nivel, con algunos acondicionamientos y provisiones. 

Otra de las innovaciones del nuevo modelo de atención médica es que los centros de primer nivel serán reforzados para que atiendan emergencias; de esa manera, se evitará el hacinamiento en los de tercer nivel, pues los pacientes acostumbran a acudir a ellos ante cualquier emergencia. Dijo que se habilitará atención de urgencias las 24 horas en las postas de los barrios para descongestionar el servicio.

Alistan la Ley del SUS para el 15 de diciembre

El proyecto de Ley del Sistema Único de Salud (SUS), que definirá los lineamientos y alcances del nuevo modelo, estará en la Asamblea Legislativa en la segunda quincena de diciembre, indicó ayer el ministro del área, Rodolfo Rocabado. 

“Estamos trabajando. Esperamos que hasta mediados de diciembre la normativa esté en todas las instancias, en la Asamblea, para en enero tenerla aprobada, porque sin ella no vamos a avanzar”, dijo en conferencia de prensa.

La normativa definirá el financiamiento, que será estatal  en 100%, pues no se tocarán recursos de las aseguradoras vigentes. El Ministro anunció un financiamiento adicional a los gastos actuales de 200 millones de bolivianos, que se irá incrementando paulatinamente. 

También establecerá las prestaciones, que inicialmente serán más de 400, que incluirán una atención integral para el cáncer infantil, entre otras.