Rada: La Iglesia católica debe unir, no dividir ni confrontar a los bolivianos

El ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, y el presidente de la CEB, Ricardo Centellas.
Foto: José Lirauze

 

Cambio / Edición Impresa ​

En una carta dirigida a la Conferencia Episcopal Boliviana, el ministro de la Presidencia, Alfredo Rada, en un tono educado pero firme, respondió a declaraciones del monseñor Ricardo Centellas en sentido de que la Iglesia debe unir, no dividir ni tampoco confrontar a los bolivianos.

“La labor de la Iglesia católica es unir a la familia boliviana, por encima de las diferencias momentáneas. No es parte de la misión pastoral de la Iglesia católica fomentar las divisiones y menos las confrontaciones entre bolivianos”, señala Rada en su misiva.

A pocas horas de que Ricardo Centellas, presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB), sugiriera que la democracia sufre un supuesto debilitamiento y que se debe exigir el respeto a la Constitución Política del Estado, el Ministro de la Presidencia en los mismos términos señala que “en Bolivia no sólo que hay una democracia plena y absolutamente vigente, sino que nuestros avances democráticos se han convertido en ejemplo a nivel internacional”.

“En Bolivia, por obra y gracia del pueblo, tenemos una Constitución Política del Estado sumamente avanzada en cuanto a la vigencia de todo un catálogo de derechos individuales y colectivos”, agrega el titular de la Presidencia.

En su discurso inaugural de la centésima quinta Asamblea de Obispos, en Cochabamba, Centellas dijo que en Bolivia existen signos preocupantes de “totalitarismo encubierto” que fácilmente puede convertirse en una dictadura, por lo que pidió a las personas a no quedarse como “espectadores”, pues existen muchas señales de arbitrariedad y abuso de poder.

En su carta, Rada afirma que el presidente Morales se ha caracterizado por su trabajo en pos de la justicia social, “por la igualdad entre los seres humanos, por la inclusión de todos y todas, por la defensa de los derechos de los migrantes, por el respeto a la Madre Tierra y en contra de un sistema explotador y depredador como es el capitalismo”.

“En este afán constantemente hemos encontrado coincidencias de fondo con el mensaje de su santidad, el papa Francisco, que hace ya tres años visitó tierras bolivianas”, añade.

Rada, quien además sostiene que el Gobierno también se ha “identificado con las sanas palabras del cardenal Toribio Ticona Porco, que al igual que el Presidente conoce la realidad del pueblo boliviano porque es de cuna humilde”.

En el documento además se señala que el Jefe de Estado ha optado por no atender la invitación de la CEB para asistir a la Asamblea de Obispos, debido a la incoherencia que guardan las declaraciones emitidas por Centellas en comparación con los mensajes del papa Francisco y el cardenal Ticona.

“Al respecto expresamos nuestra extrañeza por esa actitud dual en la que se invita cordialmente al presidente Evo Morales a su reunión, al mismo tiempo que algunos miembros de la Iglesia católica se empeñan en expresar ataques a la actual gestión de gobierno, ignorando que la Iglesia católica congrega a una mayoría de bolivianos y bolivianas, los que en un alto porcentaje apoyan este proceso de cambio”, remarca.

Aclara que el presidente Morales se ha definido como un católico de base y que seguirá trabajando en favor de los humildes, los pobres y los desamparados, así como lo establecen las enseñanzas de Cristo.