Correa denuncia una persecución política

El expresidente Rafael Correa en una entrevista.
Foto: AFP

 

AFP - Bélgica / Edición Impresa ​

El expresidente de Ecuador Rafael Correa denunció ayer una persecución política después que la justicia ecuatoriana decidiera llamarlo a juicio, una determinación contra la que aseguró que dará batalla ante la justicia internacional.

“Como no nos pueden ganar en las urnas, como no nos pueden derrotar, buscan todas estas excusas tremendamente graves, es una persecución política”, aseguró Correa en una entrevista en Bélgica, donde reside.

El mandatario ecuatoriano entre 2007 y 2017 reaccionó así a la decisión de la jueza Daniella Camacho, de la Suprema Corte de Ecuador, de llamarlo a juicio por su presunta participación en el secuestro de un opositor en 2012, en Colombia.

Para Correa, la acción judicial, en su opinión plagada de irregularidades y un fraude total, no tiene ningún futuro. “Pretenden con eso tenerme desterrado siete, ocho años, hasta que prescriba, y tenerme fuera del país para la próxima campaña (electoral), en marzo de 2019”, agrega.

Desde Bélgica, de donde es oriunda su esposa, el ex jefe de Estado siempre negó cualquier implicación en los hechos y acusó al actual presidente Lenín Moreno de orquestar un complot en su contra.

Muy popular en su década de gobierno, Correa llamó a sus seguidores a “no perder el ánimo” y a preocuparse por “los perseguidos en el país”, como su también vicepresidente entre 2013 y 2017, Jorge Glas, quien cumple seis años de prisión por supuesta corrupción y que fue trasladado recientemente a un hospital.