Los cinco mejores cómics de la historia, según KiKe Prieto

 

Sugerencias

El conductor de TV y nerd —o al revés— ha leído miles de historietas. De ellas ha escogido solamente cinco. 

Presentador de televisión, radio, crítico, músico y lector de cómics, ‘Kaik’  —Kike Prieto (La Paz, 1980)— es uno de los referentes locales de la subcultura geek local. Su participación en los programas televisivos Cabina azul, Revista Gorila y Cinema Trailer —además de sus posts en las redes sociales—  lo han convertido en una voz autorizada para hablar de cualquier cosa que tenga que ver con los productos de la cultura popular contemporánea, cada vez más apetecidos por públicos de todas las edades.  

“En vista de que muchos entrañables amigos autores ya han enumerado varias sagas y autores que son imprescindibles en toda lista que se respete, giramos la fórmula presentando mis cinco cómics ‘sueltitos’ favoritos de todos los tiempos”, escribe sobre su interesante selección.   

1. Reír y morir en metrópolis  
(Superman. Volumen 2 Nº 9) 
John Byrne. EEUU, 1987

“Que la tapa no te engañe, el Joker sí hace de las suyas. La verdadera estrella del cómic es, sin embargo, una historia corta pensada como relleno. En ella descubrimos el placer que siente Lex Luthor aplastando la más inocente de las almas al azar, todo el desprecio por la bondad y la mala onda que faltó al histriónico Luthor de la película en la Liga de la justicia. Metrópolis 900 millas es un demoledor estudio de carácter que raya en el terror existencial”. 

2. Lección de anatomía 
(La cosa del pantano Nº 21) 
Alan Moore, Stephen Bissette y John Totleben. EEUU,  1984

“Es citado por lo general como el cómic que ‘cambió el juego’. Estamos ante el nacimiento del cómic moderno como lo conocemos, como un recurso literario poderoso, explícito y de temática adulta e inteligente. Desde la narrativa cinematográfica con su rótulo, hasta su presentación barroca en el trazo del magistral Bissette. Si después de leer esto no te enganchas con la cosa del pantano, es probable que tú también seas un vegetal”.

3. El sonido de sus alas 
(Sandman N° 8)
Neil Gaiman y Mike Dringemberg. EEUU, 1997

“Una absoluta radiografía del desencanto noventero. Se trata de una pausa en medio de toda la vorágine que presentó Gaiman en su hermoso y aterrador magnum opus. Morfeo, el señor del sueño, tiene una charla con su hermana mayor, la muerte, que pone su vida inmortal en perspectiva. Un viaje a través de la vida y la muerte, demasiado grande para un solo número. 25 páginas que son todo un trip goth iniciático”.

4. Abrázame 
(Hellblazer N°27)
Neil Gaiman y Dave Mckean. EEUU, 1990 

“En medio de todo el terror que desplegó el título en su arranque —de la mano del guionista Paul Delano— donde no parecía existir tópico lo suficientemente sagrado como para no ser cuestionado, Neil Gaiman nos demostró una vez más que no hay nada más aterrador que quedarse solo. Es uno de esos cómics que le presentas a un entusiasta nuevo para volarle la cabeza y destruir sus prejuicios acerca de lo que en verdad puede ofrecer el noveno arte cuando es desplegado en toda su plenitud y potencial”.

5. El repaso 
(Top 10 N° 8) 
Alan Moore y Gene Ha. EEUU, 2000

“El mejor relato de Moore (sin héroes conocidos). Top 10 presentaba una ciudad completa de “supers” con cameos sarcásticos y guiones brillantes, como este devastador relato en el que dos seres quedan fatalmente fusionados en un accidente de teleportación. Las emociones se desbordan mientras las víctimas se acercan a su inevitable destino. Se trata de una historia llena de empatía y compasión que evoca inevitablemente la pérdida de alguien querido”.