AMLO anuncia proyecto para eliminar fuero presidencial

El presidente Andrés Manuel López Obrador explica la iniciativa.
Foto: EFE

 

Agencias / México – Edición impresa

El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció ayer  una iniciativa que será enviada al Senado para reformar la Constitución y suprimir el fuero de los presidentes del país para que puedan ser juzgados por cualquier delito.

“La iniciativa que estoy mandando al Senado es para terminar con este fuero. Se termina la impunidad establecida en la Constitución. El Presidente va a poder ser juzgado como cualquier otro ciudadano por cualquier delito”, explicó el Presidente.

López Obrador, quien asumió la presidencia el sábado, recordó que desde 1917 el jefe del Estado mexicano sólo puede ser juzgado por “el delito de traición a la patria”, y lamentó que no pueda ser juzgado por corrupción.

Asimismo se mostró confiado en que los legisladores del Senado y de la Cámara de Diputados, donde el Movimiento Regeneración Nacional (Morena) de López Obrador tiene mayoría, aprobarán la iniciativa para que “se acaben los fueros y los privilegios”.

Durante su discurso de investidura, López Obrador declaró el “punto y final” a la corrupción, aunque anunció que desde el Gobierno no impulsará investigaciones contra sus predecesores en la presidencia del país.

El nuevo Presidente busca marcar distancia de sus antecesores con medidas como abrir al público la residencia presidencial de Los Pinos, donde ha dicho que no vivirá, y vender el avión presidencial, que fue utilizado por última vez por el exmandatario Enrique Peña Nieto.

López Obrador también defendió la iniciativa de su gobierno de disminuir los salarios de funcionarios públicos, luego de que se reportara en la prensa local que miembros del poder judicial tramitaron amparos contra la ley que establece que nadie puede ganar más que el Presidente, quien fijó su salario en 108.000 pesos al mes (unos 5.270 dólares).

“Lo que yo sí creo es que hubo un cambio y se va a aplicar una política de austeridad”, dijo el mandatario.

“Hay deshonestidad cuando un funcionario público acepta recibir hasta 600 mil pesos mensuales (unos 29.300 dólares), eso es corrupción. En un país con tanta pobreza, si un servidor público quiere ganar como sucedía, pues es un acto de deshonestidad”, agregó.

López Obrador aseguró también que “se está cumpliendo con el compromiso de proteger a los poseedores de bonos” del aeropuerto de Ciudad de México, que canceló a finales de octubre siendo presidente electo.