Francia anula tasa al carburante

 

Cambio/Edición impresa

Portavoces del Elíseo confirmaron esta decisión que supone una concesión más del Ejecutivo francés para intentar calmar las manifestaciones de los chalecos amarillos, movilizados desde el 17 de noviembre por la caída de su poder adquisitivo.

Con este nuevo anuncio, el Gobierno francés pretende evitar a toda costa que se repitan este sábado las escenas de guerrilla urbana de la protesta.

A la anulación del impuesto al combustible —el que prendió la mecha del movimiento—, se unen otras dos medidas dirigidas a apaciguar la tensión social: la congelación de las tarifas de la electricidad y el gas.

Francia vive protestas convocadas por un movimiento popular autodenominado chalecos amarillos, que empezó como una protesta contra el alza del impuesto a los combustibles.