Evo pide a sargentos defender la patria y sentar soberanía

Uno de los egresados recibe su certificado de manos del presidente Evo Morales.
Foto: Reynaldo Zaconeta

 

Roberto Medina Buezo / Cambio – Edición impresa

En el acto de graduación realizado ayer en la Escuela Militar de Sargentos Maximiliano Paredes, en Tarata, Cochabamba, el presidente Evo Morales les pidió a los egresados que defiendan la patria, la soberanía nacional y sirvan al pueblo.

Destacó además la modernidad del predio castrense y remarcó que su construcción fue posible, al igual que otras infraestructuras, gracias a la constante mejora de la economía boliviana a partir de la recuperación de los recursos naturales y empresas estratégicas (nacionalización) que generan divisas para el país.

“Me refiero a la nacionalización de nuestros recursos naturales, que es una lucha del pueblo boliviano”, manifestó.

Agregó que si las Fuerzas Armadas en Bolivia o en América Latina no garantizan la soberanía de su pueblo, su dignidad y su identidad, son serviles a los intereses externos o están sometidas a empresas transnacionales.

Reiteró su pedido de aporte al desarrollo nacional con trabajo, disciplina y compromiso con las nuevas generaciones, además del apoyo al proceso de industrialización.

Luego de tres años de estudio, los sargentos de la promoción 2018 recibieron sus certificados de egreso y armas de reglamento.

309 sargentos iniciales

Entre varones y mujeres se graduaron 309 sargentos iniciales, de la Escuela Militar de Sargentos del Ejército, 116; de la Escuela Militar de Topografía, 26; de la Escuela Militar de Música del Ejército, 38; del Politécnico Militar de Aeronáutica de la Fuerza Aérea, 40; de la Escuela Militar de Música, 29; mientras que de la Escuela de Sargentos de la Armada, 60.

Por su parte, el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, Yamil Borda, remarcó que los sargentos recibieron instrucción con base en una doctrina que revaloriza el ser boliviano, puesto que la institución castrense nació contra el yugo extranjero, oponiéndose a ser colonia; ambos aspectos refuerzan sus raíces antiimperialistas.

“Deben llevar el uniforme con orgullo, honor y dignidad porque el juramento que realizaron es a perpetuidad para la defensa de la patria. Se les deposita la confianza para resguardar los altos intereses del Estado”, indicó.