El Papa promulga una ley para racionalizar la administración del Vaticano

El Papa Francisco durante una audiencia.
Foto: AFP

 

AFP/Cambio Digital

El Vaticano publicó el jueves una nueva ley promulgada por el Papa que pretende racionalizar y simplificar la administración del microEstado y que entrará en vigor en junio.

Jorge Bergoglio, elegido en 2013 en especial por haber dirigido una serie de reformas institucionales, había nombrado el año pasado una comisión para evaluar una reorganización de la gobernación, cuyos servicios administrativos están regidos por una ley que data de 2002, bajo el papado de Juan Pablo II.

Esta reforma se rige por "los principios de racionalización, de ahorro y simplificación", y se somete a "criterios de funcionalidad, de transparencia, de coherencia normativa y de flexibilidad organizativa", explica en un preámbulo del texto.

Para simplificar la estructura, las direcciones pasan de nueve a siete y las oficinas centrales de cinco a dos.

Y para garantizar la transparencia, se creó un organismo de auditoría y control, que se encarga de evaluar el respeto de las normas en vigor pero también de la eficacia de los servicios.

Además, un servicio de contabilidad general establecerá un balance y verificará la conformidad y la ejecución de los contratos. De éstos, los importantes deberán someterse a un estudio jurídico, limitando al máximo el recurso a empresas que no sean del Vaticano.

La gobernación, encargada de la organización diaria de la Ciudad del Vaticano, un territorio de 44 hectáreas en el centro de Roma, es el primer empleador de la Santa Sede, con unos 2.000 colaboradores de los 4.500 del microestado.

Algunos son eclesiásticos, pero muchos son laicos, como jardineros, técnicos, contables, miembros de los servicios de seguridad, guías de los museos del Vaticano, y otros.