Deuda externa registró los índices más bajos desde 2006

Infografía: Javier Pereira

 

FRANZ ACARAPI / CAMBIO

En el período republicano (1950-2005) el promedio anual de la deuda pública externa fue de 50% respecto al Producto Interno Bruto (PIB), índice que en la etapa del Estado Plurinacional (2006-2016) disminuyó a 18% por la importante mejora del nivel de actividad económica que experimentó el país con la nacionalización de los hidrocarburos, de acuerdo con los indicadores del Banco Central de Bolivia (BCB).

Sólo entre 2005 y mayo de 2018, la deuda externa cayó de 52% —respecto del PIB— a 23%, muy por debajo de los límites fijados por organismos internacionales, como la Comunidad Andina (CAN) de 50%, señalan los datos del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

La cartera estatal advierte que la política de endeudamiento público sostenible, implementada por el Gobierno nacional en los últimos 12 años, tiene como principal objetivo el financiamiento de proyectos de inversión pública de infraestructura y apoyo a la producción en sectores económicos con capacidad de generación de empleo y valor agregado, a través de la contratación de préstamos en condiciones más favorables en cuanto a plazos y tasas de interés que reduzcan los factores de vulnerabilidad.

Según los indicadores del BCB, en el período 1950-2005 el nivel de deuda pública externa, respecto al PIB nacional, alcanzó los índices más elevados en los años 1986, con 92%; 1984, con 75%; 1987, con 99%; 1988, con 89%; 1990, con 77%; 2003, con 64%, todos por encima de los márgenes de sostenibilidad y riesgo recomendados por agencias internacionales.

En tanto que en el Estado Plurinacional, a partir de 2006, el nivel más bajo de la deuda externa se registró en 2011, con 14% del PIB. Los picos más elevados se registraron en 2006 —primer año de gobierno del presidente Evo Morales—, con 28%, y en 2017, con 25%.
En términos generales, el promedio anual de la deuda externa registrado entre 1950 y 2005, respecto al PIB, fue de 50%, mientras que entre 2006 y 2016 este indicador alcanzó el 18%, sostienen datos oficiales.

Impulso de la producción e industrialización

 El ministro de Economía, Mario Guillén, en recientes declaraciones en la red de medios estatales, menciona que los anteriores gobiernos se prestaban dinero del exterior para pagar sueldos, aguinaldos y gastos corrientes; sin embargo, en la gestión del presidente Evo Morales la totalidad de estos recursos se destina a financiar proyectos productivos, caminos y plantas que coadyuvan a fomentar el proceso de industrialización de las materias primas e incrementan el tamaño de la producción.

“Hoy nuestra deuda (externa) está en 9.600 millones de dólares, pero lo que estamos invirtiendo por año son 7.000 millones de dólares. Nosotros necesitamos caminos, agua riego, electricidad, servicios básicos para la población”, destaca la autoridad al referirse al impulso que el Gobierno otorga al desarrollo de la infraestructura en todos los sectores del país.

Deuda pública total 

De acuerdo con la cartera de Economía y Finanzas Públicas, en la actualidad Bolivia se ubica entre los países con menor porcentaje de deuda pública total (interna y externa) de América Latina. En 2005 se posicionó en segundo lugar entre las naciones más endeudadas con 73% en relación con el PIB; para 2017, registró un menor nivel con sólo un 33% y se encuentra entra las economías con menor nivel de endeudamiento.