Una fuente de inspiración para artistas

Foto: Archivo
Un grabado de la revolución realizado por Canet y reproducido en un libro.

 

Cambio - Especial 60 años de Revolución Cubana / Edición Impresa

Desde grabadistas cubanos, caricaturistas franceses, hasta estudiantes universitarios latinoamericanos, todos fueron inspirados por la Revolución cubana para promover sus trabajos artísticos o movimientos y luchas por reivindicaciones sociales.

Edwin Calle ‘Grovich’ tiene una vasta colección de publicaciones, entre las que se destacan afiches, como el utilizado por la Confederación Universitaria Boliviana (CUB) para uno de sus encuentros.

Un libro de una editorial francesa recoge grabados y afiches sobre las revoluciones y luchas sociales en el mundo; en éste se exponen varios gráficos que muestran la Cuba de Batista, representada por la situación de explotación que vivía la mayoría de los campesinos cubanos.

Entre los trabajos artísticos que comprende la colección de ‘Grovich’ está un número del cómic francés Fantomas, dedicado a la figura del Che Guevara y su influencia en las luchas latinoamericanas.

Los líderes de la Revolución cubana fueron fuente de inspiración para diferentes movimientos por las reivindicaciones sociales en el mundo. Guevara, Fidel Castro, Camilo Cienfuegos, entre otros, figuran en esas muestras artísticas que circulan por varios países del mundo entero.

‘Grovich’, coleccionista de publicaciones de la revolución

Grovich’, como lo llaman a Edwin Calle, es un sociólogo y escultor que dedicó gran parte de su vida a coleccionar publicaciones de la Revolución cubana, material que conserva en su vivienda y estudio ubicado en la localidad de Achocalla, en el cruce al Albergue Dorado.

La revista cubana Bohemia, publicada una semana después del triunfo de la revolución, es uno de sus tesoros, al que se suman otras revistas, periódicos, discos de vinilo y hasta una transcripción manuscrita del diario del Che Guevara. 

Calle acumuló su colección durante casi 30 años. Consiguió el material en la Feria 16 de Julio y en puestos de libros usados; otros llegaron del Viejo Continente y están escritos en varios idiomas. La biblioteca de ‘Grovich’ está abierta al público de lunes a viernes.