Araceli Rodas, amor al pigmento pictórico

 

Reynaldo J. González

En la técnica de la pintura al óleo, el término “empaste” refiere la utilización de pigmentos suficientemente espesos de modo que conserven la impronta del instrumento de su aplicación, ya sean las huellas de las cerdas del pincel o las superficies accidentadas de la espátula u otra herramienta no completamente presionada contra la superficie pictórica. La utilización expresiva de este recurso comenzó con la pintura del impresionismo francés a mediados del siglo XIX y adquirió una expresividad plena en la obra del holandés Vicent Van Gogh, quien llegó a sobrecargar tanto sus lienzos que muchos de ellos tienen un altorrelieve de algunos centímetros. 

Nutrido simultáneamente por la pintura lumínica del impresionismo y por la técnica puntillista de Seurat, Van Gogh también dio al empaste una significación expresiva, puesto que la saturación y sobreposición de pinceladas cargadas adquirió en su obra el rango de gesto, no sólo como registro del procedimiento pictórico (y, por lo tanto, enunciado de una concepción artística no naturalista sino expresiva), sino también como marca de una personalidad particularmente fascinada por la materia pictórica en sí misma. 

Aunque durante el siglo XX en la historia del arte el empaste se ha incorporado como uno de los recursos pictóricos más importantes, en países como Bolivia —en los que el figurativismo naturalista es preponderante— ha sido poco visto. Efectivamente, en un medio en el que la mayor parte de los artistas busca reproducir la realidad como la ven sus ojos, tiene más historia una aplicación relamida de los pigmentos en superficies lisas y poco expresivas.    

En años recientes, sin embargo, ha emergido en el medio artístico paceño la obra de una artista que ha utilizado el empaste como principal medio de expresión y marca de estilo: Araceli Rodas Manzaneda (La Paz, 1993). En una muestra relativamente amplia y uniforme de obras, la pintora aprovecha la técnica en combinación con un dominio en la teoría del color y un correcto dibujo a mano alzada. 

En la obra de Rodas, la técnica destaca sobre todo en las carnaciones de las figuras, en las que los colores rosáceos de la piel son magistralmente contrastados con tonos verdes y celestes de las sombras. En cuanto a los temas tratados por la artista abundan los retratos y bodegones de composición central, puesto que Rodas manifiesta un mayor interés en la parte formal del ejercicio pictórico. En otras obras, sin embargo, ha explorado el asunto de la femineidad, representando explícitamente, o por medio de alegorías vegetales y animales, el sexo femenino.  

Con todo, tal vez en algunos casos la obra de Rodas resulte un poco sobrecargada, puesto que tanto en fondo como en figura se presenta una carga similar de texturas y manchas y una intensidad cromática similar.  Esta característica, sin embargo, ha sido superada en una original y muy propia serie de pinturas en las que la artista ha experimentado utilizar las coloridas mantas de la chola como superficie pictórica, conservando en los fondos sus texturas y colores propios. 

Rodas se formó académicamente en talleres libres de la Academia Nacional de Bellas Artes y en la carrera de Artes de la Universidad Mayor de San Andrés, de la que egresó en 2015 en la especialidad de pintura.  Su obra ha sido expuesta desde 2011 en más de 15 exposiciones colectivas y una individual. Además de la pintura al óleo, ha practicado con resultados elogiables la acuarela y las técnicas de la cerámica artística, en la que produce obras esmaltadas de gran colorido. En los últimos años, con esta técnica y la platería, ha incursionado también en la joyería en un emprendimiento denominado Andromeda.

“En cada una de mis pinturas se desprende una parte de mi corazón  y hacerlas requiere de mucho estudio, desde la mezcla de cada color.

Para mí es muy importante tener una paleta rica en tonalidades, colores bastante limpios y bien mezclados; el reto es llegar a una armonía colorida. Pintar es pensar, es saber el lugar exacto que merece un tono. Personalmente, en esta rama del arte soy bastante académica, jamás he usado el color negro”, afirma la artista sobre su propia producción. 
Contacto de la artista: ara7azul@gmail.com // 70684559.